Cataclismo cíclico

0
222

Arriba, se anuncia la tormenta.
Ennegrecido cielo amenaza,
Con sus rayos y truenos,
A las presas rebosantes.

En el centro de la tierra
Lava hirviente ansía escapar.
Los volcanes inhalan esperanza
Y exhalan sangre.

En la profundidad, la húmeda cueva
atestigua el duelo de aquel pecador
contra ese Dios omnisciente.

– ¿Qué he hecho para ganar este suplicio?
– Nada.
– Entonces, ¿En dónde radica tu ira hacía mí?
– Vanidad infausta, pensar que mis acciones se centran en ti.

Cataclismo cíclico.
Vesania llameante,
Y vientos de desolación.

-Si todo te di y nada te debo;
Explica por qué. No lo entiendo.
Mi orbe, se destruye y tú sonríes.
¿Seré siempre un desdichado, Señor?

Cataclismo cíclico.
Desasosiego montañoso,
Y torrenciales de duda.

– Ni desdichado ni desventurado.
Tu brío vital, demuéstramelo.
Contempla la bonanza que te habita,
Recobra tu valor y calma tu cosmo.

Cataclismo cíclico.
Los volcanes erupcionan,
Las presas se desbordan,
Truenos y rayos aturdiendo.

De la cripta,
emerge glorioso y ufano,
Aquel que desafió a Dios,
Y su brío ha recobrado.

Cataclismo cíclico
Aroma a templanza.
Verano apacible.

Hecatombes taciturnas
Y metamorfosis anímicas.
A diario suceden.
En la caverna de aquel pecador

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here