Infinity Nostalgia

0
76

Tal parece que la fiebre Marvelita alcanzó su gran punto de ebullición con “Avengers: Infinity War” Tan sólo en su primer fin de semana en taquilla logró romper record con 630 millones de dólares a nivel mundial, esto, supongo, la consolida como una de las franquicias taquilleras más importante en la historia del cine, y créanme, no estoy exagerando.

Oficialmente se cumplieron 10 años de películas Marvel, 19 filmes más cuatro en camino, 7 series de televisión, y al menos cuatro series animadas. A final de cuentas, el Marvel Cinematic Universe es un monstruo que ha ido creciendo con un plan maestro de conquista mundial, y yo doy gracias por eso.

Pero dejemos de lado los números, este fin de semana, en su estreno, me lancé con mi tropa a ver Infinity War, que ¿cómo iba? Pues debo decir que nervioso. Y no tanto por la película en sí, sino por la horda de fans que estaban abarrotando las salas de cine, dulcería y asientos en el área de espera. Era una verdadera Oda al caos, tuve que conseguir los boletos desde horas antes de la función y aun así formarnos 40 minutos en la fila de dulcería para poder comprar mi réplica del Infinity Guantlet (si, lo digo en inglés porque así me educó Thanos) Sufrimos otra media hora de espera en la última fila antes de entrar a la función. Una armada de empleados del cine entraban y salían, unos con sonrisa victoriosa, otros abatidos y a medio sufrir una embolia, hasta hubo unos cuantos sacando carritos de supermercado de la sala (¿) no, no miento, eso sí pasó. Al fin logramos entrar, sentarnos, acomodar palomitas, soportar a una chica hablando por su celular en medio de los Tráileres de las películas por venir, soportar a la misma chica entrar y salir por un pasillo pequeño en donde teníamos que esconder las piernas para que pudiera pasar. Todo pintaba para ser un suplicio, luego, las luces se fueron a negros absolutos, la pantalla se comenzó a llevar con luces azules, violetas y purpuras, de pronto ya estábamos en el espacio.

No, no se preocupen, esta es una columna libre de spoilers.

Después del increíble intro y la aparición del ya tan conocido logo de MARVEL studios todo lo demás fue una continua y emocionante montaña rusa de sentimientos, lo bien equilibrado de la trama, la manera de llevar a cuadro a todos y cada uno de los personajes “principales” sin quitarle tiempo a nada ni nadie, y el por siempre glorioso y magistralmente adaptado Thanos de Titán.

Como una novela bien escrita, todo el tiempo se respetó la personalidad de los personajes, sus momentos cómicos y los minutos tensos dentro de la película, ansias, miedos, sonrisas, todo fue muy bien manejado, y lo que se llevó las palmas, como acabo de mencionar, fue todo el trasfondo en el villano, ese vil y malvado sujeto que intenta destruir el universo con tan sólo “Un chasquido de sus dedos” Thanos el loco, Thanos la peste, Thanos de Titán. El mejor puto villano en la historia que el MCU ha generado hasta ahora, en palabras de una amiga, “Thanos muestra una evolución tan perfecta que terminas empatizando con sus ideales” y vaya que lo logra.

Sin temor a exagerar, pasé un rato de lo más ameno viendo la cinta, disfrutando cada momento de acción, humor (bien equilibrado, no exagerado como en Thor : Ragnarok) y lleno de una extraña nostalgia acerca del mundo de los comics.

Al salir de la función me di cuenta del alcance del fenómeno Vengador, a donde sea que voltease, veía caras jóvenes, adultas, de mayor edad. Todos con sus botes de palomitas, sus vasos con figura de los Avengers, sus réplicas del guante, todos ansiosos, todos emocionados. Y la verdad es que me dio un gusto tremendo alcanzar a vivir algo así, ver que las personas, las cuales hace muchos años ni siquiera les interesaba un solo comic, ahora están buscando desesperadamente unirse al hype, saber, conocer, volverse expertos en el tema de lo que están viendo en pantalla. Para ellos, les dejamos un letrero de “BIENVENIDOS”.

Y para todos aquellos, que como yo, vivieron rodeado de ilustraciones de los John Romitas, Jim Lee, George Perez, El gran Jack Kirby, Steve Ditko, Todd McFarlane, la ola Noventera de Reborns con Silvestri, Turner e incluso Rob Liefeld, las hermosas liricas de Frank Miller, Jim Starlin, Alan Moore y toneladas de escritores creativos que nos han llenado el alma y la vida, para ustedes, mis amigos, levanto mi lata de cerveza y les digo, días mejores están por venir.

Buenas noches y buena suerte.

#HellToTheYeah!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here