Sam Shepard en Torreón. Loco Amor de “No puedo, tengo ensayo

0
916
Foto: Jacobo Tafoya

“Esta obra debe ser interpretada implacablemente, sin descanso” es la primera acotación del dramaturgo norteamericano Sam Shepard en su texto Loco amor (Fool for love, 1983).

Y no fue indicación menor para la compañía lagunera “No puedo, tengo ensayo” del Centro Cultural José R. Mijares, que del 7 al 9 de septiembre presentó esta desgarradora pieza en uno de los espacios escénicos independientes más importantes de los últimos años en Torreón: Plan B Estudio.

Producto de un intenso trabajo que comenzó hace ocho meses bajo la dirección del creador escénico lagunero Gilberto Alanís, se trata de una vertiginosa y apasionante puesta en el que sus actores, Arantxa Torres, Mich Hernández, Alfonso Heredia y Alejandro Alvarado, nos introducen en el intrincado universo de las relaciones filiales que, a su vez, son las amorosas.

Una sucia y barata habitación de hotel es el escenario que da vida a esta trágica historia de amor que actualiza, en parte, el mito edípico sobre la condena y la degradación civilizatoria como consecuencia de la transgresión a las relaciones de parentesco. Aratnxa y Mich, en los personajes de May y Eddie, respectivamente, despliegan una violencia pasional y una punzante obsesión, como las únicas maneras en las que han conocido el amor. El elemento detonador de la historia es la incidencia de un pasado que los ha vuelto presas tras reencontrarse varios años después de no saber nada el uno del otro. Alfonso, por su parte, representa al pretendiente de May: un ingenuo joven que simboliza, a la vez, al testigo depositario de una revelación sobre los oscuros y ominosos ayeres que han forjado a May y Eddie. El maestro Alejandro Alvarado, quien nos deleita como actor tras 10 años de dedicarse exclusivamente a la enseñanza del teatro, es ese viejo que de tanto en tanto martilla la psique de la atormentada pareja, por ser, nada menos, que el artífice de la condena.

Apasionante y desgarradora puesta, Loco Amor es sin duda una pieza que debe ser apreciada en todos sus ángulos. Se nota en ella dedicación y generosa entrega al arte dramático. Qué mejor que haberla montado por laguneros y estrenado en un espacio que ha constituido una pieza clave en la efervescencia teatral de la región.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here