¿A poco no…? El sueño de los políticos: la pesadilla de los mexicanos

0
105

¿A poco no suele suceder que la mayoría de quienes logran llegar al poder político se alejan de la realidad cotidiana que vive la gran mayoría de los habitantes de este país nuestro agobiado por la crisis? Al respecto, Daniel Cossío Villegas escribió en 1947 estas palabras que cobran vigencia en la actualidad: “México viene padeciendo una crisis que se agrava día con día; pero, como en los casos de enfermedad mortal en una familia, nadie habla del asunto o lo hace con un optimismo trágicamente irreal”.

Y quienes hoy dirigen los destinos de la nación tampoco son capaces de reconocer la magnitud de la problemática económica, política y social por la que atraviesa el país. Ellos saben que hay una crisis, pero se niegan a reconocerla como tal, y al abordar el tema, lo hacen “con un optimismo trágicamente irreal”. Así por ejemplo, la palabra “crisis” se sustituye por “áreas de oportunidad”, en las que “nuestras fortalezas son superiores a nuestras debilidades”, y para demostrarlo recurren a comparaciones con otros países cuyas desventajas son mayores que las nuestras.

Los estragos de la crisis se resienten en 4 de cada 10 mexicanos que, según la Coneval, no pueden alimentar a todos los integrantes de la familia a partir de los ingresos laborales que se generan en su hogar, por lo que recurren a otros beneficios como  programas sociales, remesas o ingresos en especie. Muchos de los que detentan el poder político en México lograron realizar su sueño recurriendo a la corrupción, por lo que la conquista de ese sueño se tradujo en una pesadilla para los gobernados.

Por todo lo anterior, ya es tiempo de que la energía social se canalice en acciones positivas y propositivas, para transformar el deprimente panorama de la realidad que padece la mayoría de la población sumida en la pobreza, muy diferente a la holgada realidad que disfruta la minoría gobernante, para que el bienestar sea parejo y que el sueño de los políticos deje de ser la pesadilla de los mexicanos.

 ¿A poco no…?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here