Intelectuales seducidos

0
158

En las ruidosas redes leí hace poco un comentario digno de observación, ya que, creo, encierra una idea más o menos generalizada: es entendible, decía el opinador, que la pelusa harapienta, que los miles de mugrosos que atiborran el país de mal olor y otras horripilanteces propias de la chusma se sientan agraviados, ofendidos, marginados por el actual gobierno. Esos desheredados del bienestar, esos pobres diablos que viven obsesionados con el sueño de comer tres veces al día están en su derecho de dejarse seducir por un sujeto que les promete salvación sexenal. No haber pasado por la escuela, vivir en la ignorancia y apetecer aunque sea migajas justifica que anhelen el advenimiento del mesías (tropical para más señas).

Lo que resulta inexplicable, dice el comentarista, es la seducción que el mismo, exactamente el mismo redentor del populacho obra en los intelectuales. ¿Cómo es posible, anota, que un mentiroso consumado, que un caudillo de habla lenta y poco seso sea percibido como gran político por quienes se ufanan de haber hecho licenciaturas, maestrías y doctorados? Misterio. Es inconcebible que hombres y mujeres bien abastecidos de conocimientos se traguen las gambetas de AMLO y no vean en él lo que es: un obseso del poder, un iletrado, un autoritario, un vividor y muchos atributos más. Porque es un hecho, y lo demuestran los sondeos por instrucción: entre más alto es el grado de estudios, más se amplía la barra de la intención de voto por el oriundo de Macuspana. Es aberrante, un disparate que deja a los intelectuales en calidad de burros, señala el susodicho.

Tengo para mí que sólo los intelectuales (¿quiénes son “los intelectuales”?) abiertamente militantes se manifiestan a favor de AMLO con alto grado de fervor. No son mayoría. Hay otros que, sin declararlo abiertamente, escriben y opinan de viva voz en medios electrónicos y tratan, con innecesario apuro, de parecer imparciales. Pienso, por ejemplo, en casos como los de Lorenzo Meyer y Sergio Aguayo, ambos doctores. Como ellos, muchos académicos, artistas, “intelectuales”, parecen simpatizar acríticamente por AMLO. Lo que hacen en realidad, presiento, es calcular: ven un montón de defectos alrededor del candidato más adelantado, pero con el fin de permitir que siga avanzando no hacen señalamientos. Es como un mutis coyuntural, una especie de pacto tácito ahora que se ve en puerta, hoy sí, un cambio de régimen. Desde la oscuridad o desde la luz intelectual, la idea de muchos, al parecer de la mayoría, es que gane AMLO y algo cambie. Los extremos se tocan.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here