Políticas públicas

0
120

Es inminente el cambio de gobierno en nuestra entidad, así como en sus municipios. En el vecino Estado de Durango recientemente hubo cambio de poderes siendo motivo de esperanza ver que los gobernantes elegidos buscan, en apariencia, mejorar la calidad de vida de sus municipios.

¿Cómo fortalecer entonces las relaciones entre las instituciones públicas y los ciudadanos en ocasión de la elección de presidentes municipales?

No pretendo con esta colaboración que se persigan soluciones preconcebidas o normativas, sino que se clarifiquen los retos y las alternativas más importantes que enfrentan los poderes públicos, caso concreto el de respetar y hacer efectivo el derecho de acceso a la información y el de crear posibilidades reales de consulta y participación del público.

La participación ciudadana, según señala un trabajo elaborado por la OCDE para la elaboración de políticas públicas, debe basarse en el supuesto de que los ciudadanos pueden contribuir de manera eficaz y original en las iniciativas, más aun en razón de los numerosos problemas de gobernabilidad que se plantean hoy en día.

Los poderes públicos, sus funcionarios, pueden ayudar a que sea más amplia la participación a través de la sensibilización interna y cultura de apertura en torno al desempeño de la función pública, conociendo los alcances de su ejercicio como servidor público, sus obligaciones legales, las oportunidades y medios concretos que existen para fortalecer las relaciones con los ciudadanos.

Promover, además, congruentemente, en el seno de la administración pública, una cultura de transparencia, responsabilidad, apertura y comunicación y, sobre todo, tener en cuenta que son mandatarios elegidos cuyos mandantes esperan resultados favorables para el desarrollo social, humano, económico y político de nuestras ciudades. Es un imperativo que como ciudadanos no debemos dejar de lado, primero es cumplir y después hacer cumplir.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here