Y tú, ¿ya leíste la reflexión que está creando polémica entre los mexicanos?

0
85

Precaución: Si lees este texto completo, puede que tus paradigmas y creencias se vean transformados permanentemente.

¿Qué sucedería si te dijera que en realidad la formula química del agua no es H2O, o que la Tierra no es un planeta o si me atreviera a asegurar que las rocas tienen la capacidad de sentir emociones? Lo más seguro es que la mayoría de las personas piensen que estoy loco y quizás, en unos cuantos siglos, esas personas serían los locos… quizás…

Para finalidades de este texto te pido entiendas el conocimiento como poseer información y la ignorancia como el hecho de desconocer algo.

El conocimiento; ese bien intangible que muchos atesoran, buscan, presumen u ocultan, es para muchos lo más valioso que poseen y dedican sus vidas a “coleccionarlo”. El problema con el conocimiento es que está siempre en riesgo de caducar y el conocimiento “verdadero” se determina por lo comprobable, sin embargo los humanos, dentro de nuestra imperfección, somos lo que determinamos los parámetros perfectos para que algo sea comprobable. Si en el año 1900 d.C. le preguntaras a cualquier persona, incluyendo “personas de ciencia” ¿cuántos planetas tiene el sistema solar? Con toda seguridad te dirían -ocho planetas, lo juro por mi vida…, esa misma pregunta a las “personas de ciencia” en el año 2000 d.C. hubieran respondido –nueve planetas, lo juro por mi vida…, en cambio hoy en día, se vuelve a creer que son ocho planetas, más delante posiblemente esto vuelva a cambiar.

Quiero dejar en claro que soy una persona que estoy a favor de la ciencia, por ello me gusta profundizar en su entendimiento y compartir que posiblemente gran parte de lo que hoy creas como una verdad absoluta termine siendo obsoleto en un futuro lejano.

Si en épocas prehispánicas pudiéramos preguntar ¿por qué llueve? Seguro le atribuirían el fenómeno a Tajín o Tláloc, o al menos eso nos dicen nuestros conocimientos actuales sobre dichas civilizaciones, quizás en un futuro nos percatemos que realmente no pensaban así los antiguos habitantes.

Un ejemplo más puede ser el extremadamente extraño fenómeno observado en el cielo al sur de Noruega el 9 de diciembre del 2009, donde la comunidad científica nos da explicaciones razonables a nuestro actual entender, sin embargo, puede ser que en algunas décadas nos digan que efectivamente fue un portal dimensional u otra explicación que actualmente la comunidad científica descartaría por no ser comprobable… aún.

Cuando el conocimiento no se pone en duda se convierte en creencia, y las creencias muchas veces van de la mano con lo que se considera como bueno o malo, por ejemplo, un matrimonio entre un señor de más de 40 años de edad y una adolescente puede ser visto como un acto que cause repudio, sin embargo, ahora mismo en países como Níger esto se considera dentro de lo normal, se llama matrimonio infantil; el matrimonio homosexual, las religiones, el aborto, el uso de la planta cannabis, qué equipo de fútbol es el mejor, son otros temas donde las posturas radicales creen tener la verdad absoluta y buscan “coleccionar” más y más conocimientos que les ayuden a reafirmar que ellos son poseedores de la verdad… verdad que quizás se defina y se acepte en algún momento; verdad que quizás después de que se defina y acepte vuelva a caducar, por una nueva verdad.

Abro una invitación a buscar conocimiento, pero no a fanatizarte del mismo; a incrementar nuestros descubrimientos y conocimientos sobre nuestra realidad, pero siendo consciente que sólo es un escalón más, de una escalera que continuará siendo recorrida; a valorar tu conocimiento, que gracias a él puedes funcionar adecuadamente en la sociedad, pero a comprender que hay diversas formas de pensar y no es que estén bien o que estén mal, sólo son diferentes, no siempre contrarias; a tener nuestra mente y corazones abiertos a nuevos aprendizajes, así como estar conscientes que lo que hoy creemos como verdadero puede mañana no estar vigente, a esto le podemos llamar capacidad de adaptación; a ser tolerantes con las creencias y conocimientos de las demás personas, no por ellos, sino por tu paz interior.

Si conoces a alguien que deba conocer esta información, por favor compártela, puede tomarte unos segundos cambiar la vida de una persona.

Si te interesa conocer acerca de nuestros talleres y capacitaciones escríbenos a: contactokimien@gmail.com

Te invitamos a dar like en nuestra página de Facebook y a considerar un donativo para que este periodismo independiente pueda seguir llegando a miles de personas, tu donativo será usado para investigaciones periodísticas que contribuyan al ejercicio de la comunicación, sin fines partidistas, tú puedes hacer la diferencia.

En esta ocasión me despido con la frase que se le atribuye al filósofo griego Sócrates: “Yo sólo sé que no sé nada”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here