¿A poco no…? Costo beneficio del turismo legislativo

0
69

¿A poco no es importante conocer cuánto nos cuesta a los contribuyentes y cuánto nos reditúa en beneficios tangibles los viajes de nuestros legisladores a nivel federal y estatal? Pero el problema no es lo que se gastan sino lo que esa erogación nos beneficia a los ciudadanos que lo pagamos. En el caso de Coahuila, el Poder Legislativo gastó 685 mil pesos en el rubro de viáticos durante 2018, cifra que representa casi el doble del presupuesto ejercido en 2017.

La diputada que más se benefició fue la perredista Claudia Ramírez Pineda con 113 mil pesos, de los que 46 mil 700 fueron para viajar a Chile a un encuentro de grupos en situación de vulnerabilidad y acceso a la justicia. De los 25 diputados locales de Coahuila, 24 reportaron al menos un gasto por concepto de viáticos dentro y fuera del estado y boletos de avión; el único al que no se le atribuye ninguna erogación es a Juan Antonio García Villa.

La discusión no se debe centrar tanto en la cantidad de lo que se eroga, sino la calidad del resultado de ese gasto, es decir, qué beneficio de tal erogación reportó a la comunidad; en otras palabras, comprobar que no fue un gasto, sino una inversión que redituó una utilidad concreta y práctica a la ciudadanía, cuya percepción es que la mayoría de nuestros denominados representantes populares utiliza el erario para beneficio propio y no para el de sus representados, disfrutando de lujos y privilegios inmerecidos.

Así, a nivel local y federal, en materia de austeridad, esos legisladores que derrochan a placer el dinero que tanto nos cuesta aportar a los ciudadanos, hacen válido el refrán “Hágase la voluntad de Dios en los bueyes de mi compadre”. De ahí la urgencia de una decidida participación cívica para que la sociedad civil organizada exija que el criminal dispendio deje su lugar a la austeridad y la eficacia, de tal forma que, si no se puede eliminar el gasto inútil de viáticos y viajes, al menos se logre justificar satisfactoriamente la relación costo beneficio del turismo legislativo. ¿A poco no…?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here