¿A poco no…? La cultura: el “patito feo” de gobiernos y medios

0
190

¿A poco no es cierto que la cultura es y ha sido es el ‘patito feo’ de la mayoría de los gobiernos y medios de comunicación? Prueba de ello es que se le dedica el menor porcentaje del presupuesto oficial, así como el menor espacio en los periódicos y el menor tiempo en Radio y TV. Dígalo si no -y sirva para muestra- el alcalde de Mazatlán Luis Guillermo Benítez Torres, abanderado de Morena, que decidió no gastar en literatura y obligó a cancelar la Feria del Libro.

Por su parte, el Fondo de Cultura Económica, cuyo titular es el también morenista y escritor Paco Ignacio Taibo II, se justificó para no apoyar esa importante actividad cultural, arguyendo que no cuenta con un presupuesto que le permita ayudar a la organización de esa feria. Esto me recuerda el diálogo de Mafalda y su amiga Susanita, que le preguntó qué le regalaría a su mamá. Mafalda le contestó: un libro y Susanita le dijo: yo un vestido, porque ella puede salir a la calle sin cultura, pero prueba a ver qué pasa si sale sin vestido.

Decía el escritor español José Martínez Rubio: “Lo vendible es la lectura más superficial de algo muy noble, el interés. Y el interés es la lectura más superficial de algo muy complejo,  la importancia. No es lo mismo responder a ‘qué interesa’ que responder a ‘qué quiero que interese’. Y es un peligro al que no debemos escapar”.

En estos tiempos de internet y redes sociales, la anticultura del kitsch se impone aún más a la cultura de las tradicionales bellas artes, y los ‘integrados’ a los que hacía referencia el semiólogo Umberto Eco al abordar la cultura de masas, crecen exponencialmente, frente a los ‘apocalípticos’, que cada vez son menos. Los consumidores de buena música y literatura, amantes de lo que erróneamente se denomina ‘alta cultura’, es decir, los ‘apocalípticos’, cada vez son menos, en la medida que se da un mayor crecimiento de las mal llamadas hordas salvajes de ‘integrados’ consumidores de chatarra literaria y musical.

Pero como en todo: el justo medio es lo ideal. Igual podemos disfrutar de un buen concierto de Mozart y un poemario de Baudelaire, que de una sabrosa cumbia y un hilarante número de La Familia Burrón. Todo con medida. Preocupa el analfabetismo cultural, el desinterés de la clase gobernante reflejado en la precariedad presupuestal, el vedetismo imperante entre promotores culturales y la impreparación e improvisación de  periodistas que cubren la fuente de la cultura, que también la ven como el ‘patito feo’ de los medios de comunicación, al igual que la mayoría de los directores y concesionarios.

Por todo lo anterior, urge la sinergia de artistas, consumidores y autoridades para cambiar  a ciudadanos acríticos, apáticos, y manipulados, alejados de la cultura, por una comunidad informada, participativa y culturizada, amante de las bellas artes, pero también del arte popular, cuya actuación sea determinante para que la cultura deje de ser el ‘patito feo’ de gobiernos y medios.

Más columnas de Juan Ceballos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here