¿A poco no…? La irrefrenable voracidad bancaria

0
697

¿A poco no son indignantes los voraces abusos de los bancos extranjeros que operan en México? Abusos que en sus países de origen no tienen oportunidad de cometer porque allá sí hay autoridades que frenan su desmedida ambición. Prueba de ello es que las comisiones y tarifas que cobran las instituciones bancarias aquí son mucho más altas que el promedio a nivel internacional y equivalen al 33%, la tercera parte, de las ganancias totales de la banca nacional.

Para que Usted se dé una idea del jugoso negocio que representa, en 2018 los ingresos por comisiones y tarifas cobradas se elevaron a más de 110 mil millones de pesos, y en cinco años, de 2013 a 2018, la banca aumentó sus ingresos 53% por comisiones de tarjetas y préstamos personales. ¿Qué le parece? También son excesivos los costos de intermediación y las comisiones que se cobran por sacar dinero de un cajero automático; el diferencial entre las tasas activas y pasivas sigue siendo desproporcionado.

Agregue la comisión de apertura y los gastos de investigación. Los banqueros justifican los cobros elevados argumentando que tienen muchos gastos y enfrentan una cartera vencida demasiado alta; sin embargo, repartieron tarjetas de crédito al por mayor, sin investigar la capacidad de pago de sus clientes potenciales. De ahí que el sistema financiero requiere con urgencia de una reestructuración a fondo.

Al respecto, el senador Ricardo Monreal ha reiterado que continuará con la exigencia de negociar con los representantes de los bancos para bajar las comisiones que cobran esas instituciones por sus servicios. Y aunque se dijo respetuoso de las declaraciones del presidente AMLO, de que no impulsaría una reforma de regulación a las comisiones, Monreal dijo: ‘él hace su trabajo y nosotros el nuestro’, por lo que seguirá negociando con los banqueros.

Los mexicanos seguimos pagando el multimillonario rescate bancario del Fobaproa -rebautizado como “Robaproa”-, considerado el mayor fraude del siglo pasado. Es un clamor generalizado de la comunidad nacional que el gobierno de la cuarta transformación también transforme el sistema de la banca para frenar su codicia desmedida, exigirle equidad y justicia como sí lo hacen en sus países de origen, a diferencia del nuestro que no ha podido ponerle un alto a la irrefrenable voracidad bancaria. ¿A poco no…?

¿A poco no…? Infancia víctima… y victimaria.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here