Amigas a distancia

0
402

Una tarde lluviosa, aprovechando el día en casa, pensaba en mis amigas, las cómplices de mis aventuras, quienes me han acompañado en cada capítulo de mi vida, esas a quien soy capaz de marcarles para mostrar mis sentimientos de la manera más pura y abierta o bien para decir alguna tontería y tratar de robarme una risa, esas carcajadas que te llenan de energía, o simplemente esa sonrisa, que niega al mismo tiempo,  pero que sabes que ha roto la rutina del día.

¿Cómo convocarlas a la distancia? Imposible a tantos kilómetros, pensaría en primer momento pero nada interfiere en una amistad que se forja en unión, apoyo y alegría.

Los amigas a distancia no se pueden abrazar, ni puedes invitarles un café, ayudarlas con sus hijos mientras  manejan o caerles de sorpresa en su casa, mucho menos tomarte una fotografía buscando tu mejor perfil o mostrando tu lado más divertido mientras te amontonas para ver qué tal quedó.

Las amigas a distancia, me hacen ver más allá, me muestran la necesidad de no parar de conocerlas, de buscar el momento perfecto para tener una llamada que dure más de lo normal, para pensar y valorar los momentos importantes o pasajeros de nuestras vidas, buscando siempre la manera de hacerlas reír; aquellas que llevan la cuenta de mis días fuera de casa, quienes están pendientes de mis avances o de mis nuevas experiencias, de tal modo que la distancia me hará planear como organizar mi tiempo al volverlas a ver, reconocer en cada una, su mágica forma de ser, esa que ha dejado algo de ellas en mí, de quienes he aprendido tanto.

Las cartas por correo tradicional ya no forman parte del repertorio para hacer notar mi presencia en sus vidas porque ahora una video-llamada ha tomado ese lugar, que quizá también borró un poco la magia de la sorpresa de lo inesperado, pero ha dado un vuelco a la cercanía a pesar de que tan lejos podamos estar.

La distancia es pretexto perfecto para ponerme al tanto de la vida, olvidando el tiempo o la rutina del saludo rápido y de compromiso.

La distancia marca límites, me detiene el paso que llevo, pero me invita a ser observadora de mi entorno,  a elegir cada momento de mi vida, ahora será momento de conocer otras vidas que complementarán la mía, la enriquecerán, pero no por eso dejaré de planificar las pláticas y consejos con quienes ya llevo experiencias escritas de momentos previos.

La amistad a distancia sacará esas intenciones de caminar acompañada, mostrando la belleza del camino, unos adelante otros más atrás, pero en el mismo sentido de avanzar en cada vereda repleta de oportunidades para conquistar el ser interno que cada uno tenemos.

El silencio que nos acompaña y nos ayuda a conocernos, a buscar esa paz interna y reponer fuerzas, quedará por un momento de lado una vez que tomes la decisión de buscar a esa amiga a la distancia que sabe perfectamente como tocar tu corazón.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here