El golpe suave

0
194

No, si nada más falta que vuele el presidente. En la hiperrealidad en que vivimos, es posible que suceda. ¡Ah y habrá quien exija que lo haga bien! Alguien más le pedirá que imite el vuelo de las águilas, otro solicitará un informe sobre las cualidades de esas aves. Uno más advertirá de los riesgos de no hacerlo y muchos otros aplaudirán su valentía.

Yo ciudadano puedo decir lo que se me ocurra. Pero que lo digan cientos, o miles, que tal si son instituciones o asociaciones, más líderes de opinión, religiosos, además del presidente, ¡ah, caray! ya cambian las cosas. No es lo mismo Juan Perengano que Don Patriarca o muchos perenganos. Y si le agregamos otro potencial, el medio donde se transmite, ¡vaya! Y qué le parece un último ingrediente, el cómo, cómo se difunde, no, pues ahí le encargo el resultado.

El pensamiento es muy poderoso, influye en la conducta, en el lenguaje y en nuestras relaciones con los demás. Todo esto, hace suponer que hay algo o mucho de verdad, por absurda que parezca una expresión u opinión. De manera que a través de un discurso abrumador aunque usted no lo crea la tontería se llena de inteligencia. El problema es que el nudo se alisa desde el centro y no de los extremos.

Lectura recomendada: Tierra cruda

Gene Sharp es un filósofo y politólogo estadounidense, su libro:

”De la dictadura a la democracia” expone la hipótesis del “golpe suave”, un método que refiere principalmente a crispar, exhibir, desestabilizar un gobierno a través de cinco pasos fundamentales:

Ablandamiento; deslegitimación; calentamiento de calle; combinación de formas de lucha y fractura institucional. Busca la promoción de acciones provistas a generar un clima de malestar social en el país, desarrollando matrices de opinión sobre problemas reales.

Es muy interesante el planteamiento del manual de Sharp; hace un recorrido de la estructura del sistema gubernamental, expone el mecanismo del engranaje funcional que ante la menor o mayor falla abre la posibilidad del comentario implícito. Hasta aquí, parece un contexto democrático, donde la crítica asume su papel; sin embargo el objetivo es distorsionar, reiterar sin comprobación. Sean por denuncias de corrupción, censura hacia la prensa, riesgos en la economía de la cadena productiva, inestabilidad en los mercados y aumento en el nivel de pobreza.

En un primer momento, la difusión de mensajes en los medios de comunicación y las redes sociales, hacen suponer la defensa de la libertad de expresión, la democracia y la reducción de la violencia política y/o social. Pero, según esta teoría, paradójicamente cumplen otro fin.

Un único objetivo es controlar áreas muy sensibles para las necesidades básicas de la población. La “guerra psicológica”, los “golpes suaves” son efectuados por grupos monopólicos, grupos opositores (grandes o pequeños) (nacionales o extranjeros) y la promoción de movilizaciones de protesta.

A través de la especulación van creando un descontento social creciente. La existencia del problema peligrosamente le busca poner límites impulsando una lucha activa de calle y/o de flujos informativos, bajo reivindicaciones políticas y sociales para mantener una confrontación directa o indirecta contra el gobierno.

Los asuntos internos estratégicamente se convierten en temas internacionales, reproduciendo con error situaciones mediáticamente relevantes provocando un falso impacto para conseguir un debilitamiento, una fractura institucional incluso, el derrocamiento de régimen.

Si bien, la comprobación de este manual remite en América Latina, a los “golpes suaves” conducidos por los grupos empresariales y de la derecha en los países de Honduras y Paraguay, también es un método para dictaduras.

En México, hay una fuerte discusión sobre los alcances que habrán de desencadenar la aplicación de políticas públicas, control del presupuesto y/o toma decisiones del presidente y de consenso por el legislativo. En otro extremo, apuntan también a los contrapesos, de poca carga pero claramente definidos. Lo cierto es que hay indicios suficientes para dudar del ejecutivo como de los intereses de porristas a favor o en contra de este nuevo gobierno. Lo preocupante es la parte radical y violenta, sin lugar a dudas coloca al país en estado de ebullición, de confusión, de indefensión.

¡Vaya locura en la que estamos!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here