Huachicoleros del agua

0
2168

 

La empresa documentalista ComunicaDocs, junto con Red es Poder, llevamos a cabo una investigación conjunta para narrar, describir y denunciar la crisis de suministro de agua que están viviendo los habitantes de San Pedro de las Colonias, Coahuila. Municipio que, por cierto, según el último informe del Coneval, tiene a 48.5 por ciento de sus habitantes viviendo en pobreza y al 5.5% en pobreza extrema.

El problema de desabasto de agua en la ciudad lagunera, por sus características, se puede considerar como de seguridad nacional, ya que pone en conflicto al territorio, gobierno y ciudadanía.

Ana Isabel Durán Piña, ex diputada local y presidenta municipal de San Pedro, prometió a los sampetrinos, cuando se encontraba en campaña, que una de sus prioridades sería resolver los problemas de escazes y distribución de agua en el municipio. En cambio, a seis meses de que la alcaldesa priísta tomara posesión, los grifos de los ciudadanos sólo escupen aire, las plantas se marchitan y los aires incandescentes del verano que está empezando a tocar la puerta han ido derrumbando y destruyendo la paciencia de todas las comunidades rurales y urbanas del municipio coahuilense.

El 22 de mayo de 2017, la entonces candidata a la presidencia municipal de San Pedro, en un evento de campaña, declaró que el Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento de aquella entidad era el área del ayuntamiento que se encontraba con más deficiencias, por lo que llamó a la ciudadanía a que colaboraran con ella para sacar adelante a la empresa paramunicipal.

Hoy, más de un año después de aquella declaración, San Pedro vive una de las crisis de suministro de agua más graves de toda su historia.

El tema de la escazes del vital líquido en el municipio no es nuevo, es como una enfermedad crónica que poco a poco va dilapidando la vida de una persona. El 20 de mayo de 2014, el diario Milenio publicó una nota en donde documentaron una serie de inconformidades por parte de los ciudadanos sampetrinos porque en sus casas ni siquiera pasaba la pipa de agua que ellos mismos le pagaban al SIMAS. Bernardina Martínez, una de las quejosas, consciente de que en su hogar, por medio de sus llaves, no iba a salir agua, comentó que al menos una vez por mes el SIMAS mandaba una pipa a su colonia para suministrar a las viviendas, servicio que por supuesto no recibieron.

El pasado lunes 28 de mayo, habitantes del ejido La Concordia, en el mismo municipio de San Pedro, se manifestaron en la presidencia municipal para exigirle a las autoridades la pronta solución al desabasto de agua. Los ciudadanos añadieron que son cuatro meses los que llevan “secos”, a pesar de que han sido insistentes con las autoridades para que éstas resuelvan el problema.
En respuesta, el municipio lleva meses contestándoles a los sampetrinos que sólo son fallas técnicas y que pronto quedarán resueltas.

El ímpetu de la alcaldesa, se fue apagando al paso de su administración; el 8 de enero de 2018, una semana después de haber tomado posesión, Durán ordenó al gerente del SIMAS, Fernando Jiménez, a que iniciara con una reorganización de la distribución del agua en el municipio, esto porque muchas comunidades, debido a su crecimiento, ya estaban sufriendo el desabasto. Además, para contrarrestar la carencia del líquido, la alcaldesa priísta ordenó la renta de pipas para suministrar agua a todas las personas, sobretodo habitantes de ejidos, que se habían quedado sin recibir el servicio.

Desde hace más de un mes, habitantes de diversas colonias de la ciudad, han venido sufriendo por la carencia de agua en sus domicilios.
Además del desabasto de agua, los sampetrinos también han tenido que lidiar con la contaminación del líquido, ya que, en aquella región del estado, los niveles de hidroarcenisismo son muy altos, por lo que el agua no debería ser apta para el consumo humano.

Migdy Yosdel, Maestra en gestión sustentable del agua, documentó en su tesis para titulación, que 24 comunidades de San Pedro de las Colonias consumen agua contaminada con altos niveles de arsénico. En promedio, el sampetrino consume 68.1mg/l, nivel muy por encima de lo permitido.

Incluso, la Universidad Autónoma de Coahuila, llevó a cabo un estudio con 124 jóvenes de aquella entidad para analizar el comportamiento de sus célular a partir del consumo constante del agua que les suministra el municipio. Dentro de las conclusiones del mismo, se encontró que hubo afectación en las células espermáticas, presentado mutaciones, daños en movilidad y en la duración de la vida de las célular.

Cuando Ana Isabel Durán tomó posesión como alcaldesa de San Pedro, prometió que iba a poner en marcha un programa de mantenimiento a los equipos de rebombeo de agua potable. La promesa se quedó inconclusa y nunca mencionó el tema de la contaminación del vital líquido.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here