Las mujeres como factor de desarrollo económico y comunitario en Torreón, Coahuila

0
272

“México, en estos tiempos, además de todo, tiene que crear un nuevo abecedario para poder leerse de manera adecuada, precisa, veraz, moderna. A la lógica aristotélica, al pensamiento ilustrado, a la mitología mexicana, tendremos que añadirle el porcentaje.”

Federico Reyes Heroles

La falta de oportunidades y de equidad están siendo un freno al desarrollo de la ciudad, por lo que eliminar actitudes “machistas” sobre los roles de género, reducir el rezago educativo que existe entre hombres y mujeres, propiciar la generación de mayores fuentes de ingreso para las mujeres de colonias en situación de pobreza, ya sea a través de la generación de empleos, creación de micro empresas o desarrollo de habilidades y conocimientos para el autoempleo, puede ser la clave para detonar el desarrollo económico de los hogares, el desarrollo comunitario en las colonias y de la ciudad de Torreón, Coahuila en su conjunto.

Dentro de los objetivos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), a través de su Agenda 2030 se encuentra el empoderar la autonomía económica de las mujeres con el fin de apoyar el desarrollo de las regiones y combatir la desigualdad.   En este tema, en nuestro país, en materia de igualdad de género y desarrollo sostenible,  el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), en el documento “Pobreza y género en México: Hacia un sistema de indicadores 2010-2016” que analiza la pobreza desde una perspectiva de género, se menciona que el rezago educativo entre hombres y mujeres es de casi 6.5 puntos porcentuales, y que la participación económica de las mujeres en los recursos del hogar sigue siendo menor a la de los hombres.

Por lo que, con el fin de tener una aproximación de en este tema en la situación en la Comarca Lagunera, específicamente en la ciudad de Torreón, Coahuila, se revisó la base datos del IBC (Indicadores básicos por colonias) elaborada por el IMPLAN Torreón, encontrando con que de acuerdo a este estudio, la “Población ocupada” que en su catálogo de conceptos representa el porcentaje de residentes mayores de 12 años que tienen trabajo, la población masculina ocupada es del 63.02%., mientras que en la población femenina este porcentaje es sólo del 36.98%.

En el IBC aparecen los datos de 400 colonias, de las cuales 373 aparecen habitadas con un total de 163, 100 hogares. La base de datos ofrece la información de las viviendas en cuestión del porcentaje de ellas que cuentan con comodidades como los son electricidad, agua, drenaje, televisión, autos y computadoras, siendo estos dos últimos, de acuerdo a un análisis posterior, los que definen de forma significativa el nivel socioeconómico de los hogares en cada colonia.

Tomando como base los datos de IBC Torreón, se realizó un ejercicio de estadística descriptiva para calcular el límite superior y límite inferior, tomando como referencia la columna de población femenina ocupada, dando como resultado en el límite superior las 54 colonias que representan los 17,782 hogares con un mayor porcentaje de población de mujeres que trabajan, siendo este un promedio del 43%, y las 64 colonias que se encuentran en límite inferior y que representan a 21,717 hogares con un menor porcentaje de mujeres que trabajan, siendo el promedio del 30.07%.

Comparando las colonias con mayor y menor porcentaje de mujeres que trabajan, se encontró con que el 83 % de los hogares en esas colonias cuentan con auto, mientras que en las colonias con menor porcentaje de mujeres que trabajan, sólo el 40 % de los hogares cuentan con auto.

En el caso de hogares que cuentan con computadora, en las colonias con mayor porcentaje de mujeres que trabajan se encontró con que el 72 % de los hogares cuentan con computadora, mientras que en las colonias con menor porcentaje de mujeres que trabajan, sólo el 23 % de los hogares cuentan con una.

Revisando los resultados de este análisis, en el caso de características económicas de residentes que tienen derecho a recibir servicios médicos en alguna institución pública o privada, la cual se etiqueta como “derechohabiencia”, encontramos con que en las colonias con mayor porcentaje de mujeres que trabajan, el 84% de los residentes tiene derecho a recibir atención médica, mientras que las colonias con menor porcentaje de mujeres que trabajan, los residentes que tienen ese derecho son de sólo el 64%.

En las colonias con menor porcentaje de mujeres que trabajan, se encuentra también un mayor promedio de desempleo, una tasa menor de población económicamente activa, una tasa mayor de fecundidad y casi tres veces menos actividades económicas que en las colonias en dónde más mujeres trabajan.

Para confirmar si las mujeres que trabajan son un factor importante de beneficios en los hogares sujetos a estudio, se revisaron las estadísticas de hombres que trabajan en esas colonias, y paradójicamente, se encontró con que en las colonias con mayor porcentaje de mujeres que trabajan, la población ocupada masculina es menor, en promedio del 54%, mientras que en las colonias con menor porcentaje de mujeres que trabajan, el promedio de ocupación masculina es mayor, de 74%, lo que nos indica que el factor que hace la diferencia en cuanto a bienestar dentro de los hogares son las mujeres que trabajan.

 Fuentes bibliográficas:

https://www.cepal.org/es/proyectos/igualdad-genero-desarrollo-sostenible-desafios-la-agenda-2030

https://www.coneval.org.mx/Medicion/MP/Documents/Sintesis-ejecutiva-Pobreza-y-genero-2010-2016.pdf

http://www.trcimplan.gob.mx/ibc/datos-abiertos.html

Análisis propios con bases de datos del IMPLAN

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here