Adivina la película

De pronto me topo con una mujer deslumbrante. Ella viene caminando hacia a mí con vehemencia. Su cabello rebota como las chispas de un encendedor. Su trote me detona un ferviente deseo por exhumarle su entrepierna. Yo me acercó cauto pero atento. Ajusto mis lentes que se están resbalando por mi espigada nariz. El tumulto de la mañana no es obstáculo para perderla de vista. Justo cuando vamos a coincidir, llega un cruce peatonal. Ella, por imprudente y distraída o simplemente porque su mirada se perdió explorando mi cuerpo, es atropellada. Yo me apresuro para darle auxilio. Me preocupo como si la conociera de toda la vida, como si ese auto también me hubiera embestido. La gente rodea la tensa escena y ella, con suma naturalidad, abre los ojos y sonríe.

Cómo olvidar aquella escena amenizada con “The blowers daughter” de Damien Rice, en la que Daniel, caracterizado por Jude Law y Alice, caracterizada por la hermosa Natalie Portman, se encuentran en medio del bullicio de una mañana en Londres. Sin duda, esta escena, a mi gusto, es una de las más representativas en las historia de las carreras de ambos actores.

Closer, es un drama/romance que involucra a cuatro personajes; un mediocre y jodido periodista y escritor (Daniel/Jude Law), un consolidado y arrebatado médico (Clive Owen/Larry), una experimentada y talentosa fotógrafa (Julia Roberts/ Anna) y una intrigante buena para nada y teibolera (Alice/ Natalie Portman). Ellos, a través de la historia, coinciden, se enamoran, se desenamoran, cogen, cogen fuerte, cogen fortísimo, se pelean, se separan, ponen a prueba su tolerancia, su dignidad, sus valores, sus deseos y su amor.

El encanto de esta película es que no se arruina con finales ingenuos y cursis. Ésta te va llevando por un camino atestado de encrucijadas que derivan en una definición muy concreta: la vida, como el amor, es imperfecta.

Las  mentiras, la intriga, el romance, el riesgo por ser descubierto, la obsesión enfermiza por demostrar quién la tiene más grande o quién se desempeña mejor en la cama o quién ama más a quién son las rutas de esta historia que salió a la luz por allá de 2004.

Julia Roberts, Clive Owen, Jude Law y Natalie Portman conjugan un drama carente de clichés y de lugares comunes. La historia demuestra que a veces, el amor más intenso, más rudo y más penetrante, es aquel que no dura para siempre.

Fue tan bien trabajada que, además de recibir la nominación a mejor película, también tanto Clive Owen como Natalie Portman, fueron nominados a mejor actor y actriz de reparto en la entrega de los Óscar. ¿Cuándo han visto que dos actores secundarios de la misma película sean nominados? Sin duda, para todos aquellos espectadores del séptimo arte que son fanáticos de diálogos intensos y de emociones desbordantes, ésta es su mejor opción.

Para hoy, domingo palomero, nuestra recomendación es Closer, una película que, en una de esas, los hará recordar a algún viejo, apasionado y ardiente amor.

 



Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *