Durante un acto electoral, un atacante suicida se hizo explotar con una bomba, matando a 128 personas y lesionando a otras 122.

Crónicas oficiales relataron en los últimos días que la tensión política en Pakistán ha crecido por el regreso al poder de Nawaz Sharif, quien tiempo antes había sido depuesto.

El atentado suscitado el día de hoy, se trató del ataque más violento del último año y es el tercer incidente relacionado con violencia electoral en esta semana.

En la manifestación estaban congregadas más de mil personas y el malestar se explica porque Sharif había sido depuesto por la Corte al estar involucrado en actos de corrupción, contexto que no ha sido suficiente motivo para evitar que contienda por la sucesión presidencial.

Apenas esta semana otro ataque suicida en el país asiático dejó 12 personas muertas.

La violencia en el proceso electoral de Pakistán, podría asemejarse a lo que sucedió en México, después de que fueron asesinados 133 personas entre aspirantes a un puesto de elección popular y servidores públicos desde el pasado mes de septiembre.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí