Charla con Sergio Aguayo: Demanda contra la libertad de expresión

0
417

El miércoles veinte de enero de 2016, Sergio Aguayo Quezada publicó en su columna del diario Reforma y El Siglo de Torreón un texto en el que, entre otras cosas, emitió una dura, pero documentada opinión en contra del ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdés y le cuestionó al Presidente, Enrique Peña Nieto, lo siguiente: “¿Y cuánto tenemos que esperar, señor presidente, para que su gobierno empiece a meter en la cárcel a los funcionarios que saquean presupuestos o entregan contratos inflados a empresarios favorecidos?

A partir de esta columna, que no fue la primera, ni la última visión periodística en contra de Humberto Moreira, el ex gobernador demandó por daño moral al catedrático e investigador y exigió una indemnización de diez millones de pesos.

En entrevista para Red es Poder, Sergio Aguayo reveló parte de la historia de la demanda y de su petición para que cambiaran al juez que está llevando su caso.

Todo el país, desde periodistas, civiles, activistas de derechos humanos y la población en general, ha venido despotricando contra Humberto Moreira desde hace más de un lustro, ¿Por qué se fue contra ti Humberto Moreira?

“Hay dos preguntas, porqué me demandó y porqué me pide diez millones de pesos. ¿Por qué tasa los daños a su moral en diez millones de pesos? No tengo una respuesta definitiva, sólo son hipótesis de trabajo. Yo escribí esa columna el veinte de enero de 2016, cuando Humberto Moreira estaba en la cárcel española esperando un juicio y yo basé mi columna en el acta de audiencia nacional en la cual figura con todas sus letras los atributos que había malversado los fondos públicos, que había presunción de nexos suyos con el crimen organizado.”

Sergio relató que, producto de su columna, en esa misma semana, circularon muchos textos y caricaturas señalando los presuntos crímenes de Humberto Moreira y que, a pesar de eso, sólo él fue demandado. Dejando ver que el fondo del conflicto era otro.

“Porque yo estaba coordinando la investigación sobre la desaparición de personas en Allende en marzo de 2010, entonces, en mi interpretación, él posiblemente quiso intimidarme, desgastarme, frenarme para poner algunos obstáculos en la conclusión de esa investigación. Si ese era su propósito, no lo logró. “

La investigación a la que hizo mención Aguayo, que lleva por nombre En el desamparo: Los Zetas, el Estado, la sociedad y las víctimas de San Fernando, Tamaulipas (2010) y Allende, Coahuila (2011), denuncia, entre otras cosas, la compra de corporaciones policiacas de ambas entidades por grupos del crimen organizado para ejercer la delincuencia con total libertad e impunidad. Ésta, fue coordinada por nuestro entrevistado, respaldada por el Colegio de México y contó con la asesoría de personajes como Juan Villoro y Javier Sicilia.

“En Marzo de 2016, El Colegio de México y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) firmaron un convenio para que el primero realizara una investigación independiente sobre el trato y reparaciones proporcionado por el Estado mexicano – Federación, organismos autónomos, estados, municipios – a las víctimas de la masacre de 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas (agosto de 2010), y de la desaparición de un número indeterminado de habitantes en Allende, Coahuila (marzo de  2011). Ambas tragedias fueron ordenadas por la organización criminal de los Zetas”.

Pueden leer el documento completo a través de este enlace:

http://eneldesamparo.colmex.mx/images/documentos/en-el-desamparo.pdf

Después de 13 meses,  el 14 de febrero de este año, Aguayo, por medio de sus abogados, difundió un comunicado de prensa en el que “recusan  al  Juez Decimo Quinto de lo Civil, en la Ciudad de México, Alejandro Rivera Rodríguez, por la parcialidad que ha mostrado hacia Humberto Moreira.”

 “La situación se complica cada vez más, no han cambiado al juez, solicitamos que cambiara pero, al día de hoy el Consejo de la Judicatura del Distrito Federal no se ha pronunciado, sé que el presidente Édgar Elías Azar, con quién conversé telefónicamente, ya aceptó darles una entrevista a mis abogados, se reunirán el lunes”.

A partir de la inconformidad, el equipo de abogados de Aguayo presentó un amparo para “suspender el juicio hasta que se decida si se remueve o no al juez”.

“El juzgado federal no ha dado noticias hasta el día de hoy (viernes 24 de febrero), entonces si todo sigue igual, la próxima semana tendré qué comparecer ante la perito psicóloga, contratada por Humberto Moreira, quien me hará una serie de preguntas que, en mi opinión, son bastante capciosas pero que, pese a ello, fueron aceptadas por el juez civil del Distrito Federal. Es una situación muy complicada porque en México el sistema judicial es tortuoso, caro, lento e impredecible, pero seguiré todos los caminos que me ofrece la ley, esperando que al final obtenga justicia.” Relató Aguayo durante la charla telefónica que nuestro equipo realizó con él.

Sergio, ¿Qué tipo de preguntas te hizo Humberto?

“En esencia lo que busca es establecer mi equilibrio emocional y establecer que yo estaba prejuiciado en su contra, pero el tono de las preguntas me obligan a decir que yo estaba actuando con dolo al escribir lo que escribí. Son preguntas muy mañosas.”

México es el país más peligroso para ejercer el periodismo en el continente y uno de las naciones más riesgosas del mundo. Ante esta peculiaridad, se le cuestionó a Aguayo si el temor era una sensación cercana y adherida a su presente.

“No voy a decir que no tengo miedo porque vivimos en uno de los países más inseguros del mundo para el ejercicio de la libertad de expresión. Quienes trabajamos en medios de comunicación sabemos que hay un margen de riesgo. Me gustaría que no fuera así pero tiene uno qué asumir ciertos riesgos.”

Las contiendas electorales están por comenzar en el estado, es por esto que, aprovechando el enlace telefónico, se le preguntó a Sergio Aguayo acerca de su visión de los próximos comicios en Coahuila.

“Ojalá que todos quienes compiten por cargos en Coahuila, entiendan que el estado tiene una deuda con los familiares de las víctimas de desaparecidos, asesinatos, torturas, secuestros. Que el desamparo en el cual estuvieron estos sectores de la entidad coahuilense es moralmente inaceptable.”

Para despedirnos, Sergio, y no quitarte más tu tiempo ¿qué consejo nos darías a nosotros como periodistas y a todos los chavos que andan en estas ondas?

“Que si sus mamás les dicen que los quieren, que lo verifiquen. El buen periodismo de investigación es verificar, porque uno dice lo que uno escribe, entonces si les dice alguien que los quiere, verifíquenlo”. Concluyó Aguayo en medio de un par de risas de fondo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here