Cuando un niño mexicano se pregunta qué quiere ser de grande, jamás imagina que llegar a ser doctor, arquitecto, ingeniero, diseñador, periodista o cualquier otra profesión es un logro que sólo muy pocos tienen la posibilidad de conquistar; y no necesariamente por sus aptitudes.

En México, sólo el 17 por ciento de las personas entre 25 y 64 años logran estudios universitarios. Este dato, coloca a nuestro país en los últimos lugares de los países de la OCDE, sólo por encima de Brasil, China, India, Indonesia y Sudáfrica.

La misma OCDE indica que el nivel de estudios va directamente relacionado con el empleo, ya que entre mayor sea el grado escolar, habrán más posibilidades de obtener un buen trabajo.

El 65 por ciento de las personas con educación básica en México tienen empleo, mientras que los ciudadanos con educación media superior y superior se emplean en un 70 y 80 por ciento respectivamente.

En otras palabras, 8 de cada 10 mexicanos con estudios universitarios tienen empleo, mientras que 6 de cada diez mexicanos están ocupados laboralmente con sólo estudios de nivel básico.

Además, las personas con estudios universitario ganan el doble o más que las personas que sólo tienen preparación básica. Los ciudadanos que pudieron tener acceso a un doctorado perciben hasta cuatro veces más que quienes se quedaron sólo con la secundaria terminada.

Como niño, ¿es fácil soñar con ser un gran doctor o un arquitecto reconocido? Sí, sí lo es. ¿Es probable que el niño pueda lograr ese sueño? Según los números, lo más probable es que su educación académica terminará mucho antes de lo previsto.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí