Denuncian que CNDH encubrió prácticas de tortura en caso Ayotzinapa

0
223

Un video difundido a través de las redes sociales mostró la tortura infligida a una persona detenida por el caso Ayotzinapa. La divulgación del material, confirma que la investigación de la desaparición de los normalistas recurrió a prácticas violatorias a derechos humanos.

El material confirma lo que la Oficina en México de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU había reportado en su informe Doble injusticia – Informe sobre violaciones de derechos humanos en la investigación del caso Ayotzinapa: la existencia de fuertes elementos de convicción de que hubo tortura en 34 casos de personas detenidas, entre los que se encuentra el caso de la persona que aparece en el video, Carlos “N”.

En respuesta a señalamientos como el de la ONU, la Procuraduría General de la República (PGR) -hoy Fiscalía General de la República- negó haber construido la llamada “verdad histórica” con base en torturas y afirmó que solamente verificó vejaciones en 2 casos. Empero, a más de cuatro años ni siquiera en esos dos casos aceptados se ha actuado legalmente contra los responsables. Esa inercia se ha sostenido incluso en el tránsito hacia la FGR, ya en esta administración, denunciaron las organizaciones Serapaz, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, Fundar y el Centro de Derehos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez en un comunicado.

Por su parte, la CNDH en su Recomendación sobre Ayotzinapa, evaluó 72 casos en los que recibió quejas por tortura, de los cuales concluyó que sólo en 8 de ellos hubo tortura. En particular, respecto del detenido Carlos “N” la CNDH expresamente concluyó que no había evidencia de que se le hubiera sometido a asfixia o cargas eléctricas, pese a la abundancia de prueba y pese a la reiterada denuncia del propio detenido. La fallida actuación de la CNDH en este rubro es consistente con su deficiente aproximación a la investigación de la tortura en México, caracterizada por encuadrar como tratos crueles casos donde la tortura es manifiesta y flagrante; por ello, confirma también los sesgos y limitaciones de su recomendación.

Reportaje completo vía Aristegui Noticias.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here