El doble discurso de Javier Guerrero al solicitar su retorno al Congreso

El pasado 14 de diciembre, en la fecha límite para registrar a los pre – candidatos para la gubernatura de Coahuila que terminó decidiéndose en los tribunales, Javier Guerrero renunció a su militancia en el PRI por considerar que el partido en el estado estaba “secuestrado”.

“Hace meses, sino es que años, el gobernador decidió imponer candidato poniendo al servicio de ese propósito recursos de carácter económico y político de toda índole, lo que configura en los hechos un fenómeno de simulación irreversible”. Relató Guerrero en un escueto comunicado presentado en aquel tiempo.

La noche de ayer el mismo Guerrero circuló un comunicado de prensa en el que informó que solicitó su reincorporación a la actividad legislativa de la cual había renunciado hace casi un año.

Cabe recordar que, antes de ser candidato independiente para la gubernatura, Javier Guerrero era diputado federal plurinominal en la presente legislatura.

El doble discurso que manejan gran parte de los políticos mexicanos ha formado un gran resentimiento por parte de los ciudadanos. Esta sensación, lamentablemente, en lugar de transformarse en una reacción que genere propuesta y participación, se convierte en apatía, desinterés, desgano e indiferencia con lo que sucede en nuestro país.

Javier Guerrero, al sacar este comunicado, muestra que, desde el principio, veló sólo por sus intereses personales y no los colectivos, como tanto insistió durante la campaña electoral. Su participación en los comicios sólo aportó división del voto, favoreciendo así a Miguel Riquelme y perjudicando a la oposición.

“Regreso a mi tarea como diputado federal porque estoy cierto de que hay un número importante de retos que tenemos que afrontar de manera organizada y a partir de una plataforma que nos permita estar cerca de la comunidad , de sus problemas y de sus expectativas de mejora .” Afirmó en su mensaje.

¿Acaso no creen que la posición y el trabajo de un diputado es el más lejano y el más apartado de las comunidades? Sin duda, Javier Guerrero, con tal de justificar su decisión, ha tratado de construir un discurso similar al que utilizó cuando fue candidato independiente. Esto, no tiene cabida porque su renuncia al PRI fue rotunda y contundente, o al menos así quiso que se leyera ante la imagen pública.

La simulación y la falta de congruencia fueron dos elementos que Javier Guerrero podrá enmarcar como baluartes de su discurso. En 2018, se viene una guerra electoral sin precedentes. Al estar permitidas las candidatura independientes, muchos partidos utilizarán a célebres personajes como el Bronco o Margarita Zavala para fragmentar el voto y emparejar al diferencia y así favorecer al partido en el poder.

¿Qué podemos esperar de políticos que, como arte de magia, cambian su discurso y, a pesar de haber laborado y vivido del erario durante décadas, aseguran que están del lado de los ciudadanos y en contra del partidismo y la corrupción?

La decisión que acaba de tomar el ex candidato independiente a la gubernatura la es una muestra clara de la incongruencia en su discurso y del desinterés que tiene hacia los ciudadanos coahuilenses.

Manejar dobles discursos, manipular tiempos políticos y simular ciudadanía fueron los estandartes que Javier Guerrero promovió alrededor de todo el estado.

Es tiempo de entender que, para terminar con la corrupción y para empoderar a la ciudadanía, lo único que tenemos que hacer es ejercer nuestros derechos y exigir que éstos no sean pisoteados e ignorados por quienes yacen en las cúpulas del poder.

 

 

 

 



Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *