“Inicia la era AMLO”: el primero de diciembre de 2018 en imágenes

0
424

Doce años de campaña terminaron a las 11:22 de la mañana del primero de diciembre de 2018. En ese momento, Andrés Manuel López Obrador, de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), terminaba de ceñirse la banda presidencial entregada por el presidente saliente, el priista Enrique Peña Nieto. “Inicia la era AMLO”, titularon sus notas medios como El Imparcial.

La imagen fue transmitida en vivo por televisión nacional y vista en vivo por el pleno del Congreso de la Unión, en el que horas antes las bancadas de los diferentes partidos con presencia en las cámaras que lo conforman.

Dichas declaraciones fueron desde Raúl Bolaños-Cacho Cué, Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México (tradicionalmente cercano al PRI), quien dijo que el nuevo presidente “cuente con nosotros y que viva México”, hasta la declaración de Mauricio Kuri González, del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, quien aseguró que “México no será el próximo Venezuela.”

Asimismo, Andrés Manuel se ciñó la banda tricolor enfrente de diversas figuras internacionales, desde los presidentes de los Estados Unidos y Canadá, Donald Trump y Justin Trudeau hasta el cantante Silvio Rodríguez y los presidentes de Honduras y Venezuela, Juan Orlando Hernández y Nicolás Maduro respectivamente. Para este último, la bancada panista colgó una manta en la pared del Congreso que leía: Maduro, no eres bienvenido.

El mismo sentimiento fue compartido por un grupo de venezolanos, que junto a originarios de Nicaragua, protestaron a las 10:13 – según El Universal –, fuera del hotel El Imperial, en el Paseo Reforma. Horas antes, otro grupo de inconformes protestaron por la misma razón en las inmediaciones del Congreso, en San Lázaro, a las 8:56 de la mañana, según El Excélsior.

A pesar de esto, el clima del cambio de presidente no pudo ser más distinto del acaecido hace seis años, en 2012, cuando la inconformidad de sectores populares y estudiantiles con la elección de Peña Nieto llevaron a refriegas y represión en las inmediaciones del Congreso, lo que fue conocido como la “Batalla de San Lázaro”.

Convertido oficialmente en presidente de México para el sexenio 2018 – 2024, AMLO ofreció un discurso en el que defendió sus propuestas más controversiales, como al creación de una Guardia Nacional (que algunos han tildado de hipocresía y un paso más hacia la militarización del país) y el Tren Maya, y aportó una frase que se pondrá a juicio en este sexenio: “no tengo derecho a fallar.”

La transmisión de la ceremonia no sólo se contempló en televisiones de casas y restaurantes. En el Zócalo fueron instaladas un templete y unas pantallas para el evento cultural planeado para aquella tarde.

A través de dichas pantallas los primeros seguidores de Obrador presentes en la plancha del Zócalo pudieron ver y escuchar el primer discurso del presidente. Horas después, por las mismas pantallas disfrutarían de bailes típicos mexicanos y un nuevo discurso de López Obrador, donde expuso cien puntos de su gobierno y concluyó su primer día como presidente de México.

A continuación ofrecemos algunos momentos de este primero de diciembre:

Muñeco de Enrique Peña Nieto colocado en la avenida Ingeniero Eduardo Molina, esquina con Emiliano Zapata, en las inmediaciones del Congreso de la Unión, 11:30 de la mañana. En su mano derecha tiene al Ángel de la Independencia apuñalado y en su mano derecha, la mitad de su rostro, que ocultaba una calavera, como una máscara.

En julio de 2018, se rompió récord de asesinatos en México, con 19,478 homicidios según la página México Evalúa, cantidad que subió a 25 mil en septiembre según Animal Político. A su vez, según el Inegi, el 2017 se colocó como el año más violento en dos décadas.
Este trasfondo de violencia pudo haber inspirado a la calavera que está detrás de la máscara de Peña Nieto, o al menos, de su muñeco.

Seguidor de Andrés Manuel se cubre del sol con una sombrilla que porta su caricatura y la leyenda “presidente”, para poder estar en la plancha del Zócalo y continuar viendo el discurso inicial del nuevo mandatario, doce del mediodía.

Paraguas como el visto en la imagen eran vendidos por distintos vendedores ambulantes, en diseños de colores lisos como verde, azul fuerte o guinda – el color de Morena –, o en diseños a cuadros similares a los bordados en las faldas de los clanes de Highlands, Escocia, como el caso presente.

Resaltó que, cuando AMLO agradeció a algunos de los personajes internacionales que asistieron a su Toma de Protesta, los congregados en el Zócalo sólo aplaudieron cuando se nombró a Nicolás Maduro.

Joven se manifiesta en la avenida de Madero, una de la tarde.
Algunas de las medidas económicas propuestas por López Obrador – por ejemplo, la estatización de las Afores –, han despertado incertidumbre y recelo en algunos sectores de la población, quienes abogan por una política menos agresiva para el libre mercado, como este joven defiende en su pancarta.

Cuatro curanderas encabezan a un grupo de seguidores de AMLO al Zócalo, cuarto para las tres de la tarde.

La postura favorable de Andrés Manuel para con los pueblos indígenas y sus cosmogonías – el nuevo presidente incluso se realizará una “limpia” espiritual frente a sus seguidores unas horas después – le ha ganado las simpatías de los practicantes de rituales relacionados a dichas cosmogonías, como el caso presente.

Édgar Mondragón muestra su pancarta denunciando el asesinato de su hijo a manos de médicos del estado de Sonora, cuatro de la tarde.

Edgar perdió a su hijo Ismael, de menos de un año de nacido, hace más de diez años por un caso de crueldad médica. Desde entonces ha luchado porque se haga justicia a su caso, y desde hace cuatro meses ha estado pernoctando en la Ciudad de México esperando que la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) por fin le de una respuesta a la enorme pérdida que sufrió.

A su lado, de camisa azul, está Eric, otro inconforme con la CEAV. Su padre y tres tíos paternos eran miembros de la Liga Comunista 23 de Septiembre, y acusa al Estado mexicano de asesinarlos en la década de los setentas, injusticia que no ha sido reparada.
Ambos fueron al Zócalo con miras de acercarse directamente a Obrador y exponerles sus casos. Consiguieron entrevista pública con Santiago Nieto, próximo titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Hombre caracterizado como revolucionario mira a la cámara delante de un estandarte con la leyenda “Cuarta Transformación”, colocado en el Ayuntamiento de la Ciudad de México, cuatro y media de la tarde.

En la calle de Madero suelen estar hombres como el que se mira en la imagen, quienes ponen corridos de la revolución en bocinas y se alquilan para posar con turistas y curiosos, de manera que puedan llevarse a casa un recuerdo de su paso por la capital del país.
En esta ocasión, el hombre aprovecha el evento cultural en celebración del nuevo presidente, cargado de alusiones al pasado del país, para posar con los seguidores de Obrador, y ganarse la vida en el proceso.

Mujer caracterizada como danzante mexica mira al escenario dispuesto para el evento cultural en celebración de la presidencia de Obrador, cuarto para las cinco de la tarde.
La Ciudad de México, que se debate entre sus herencias española y mexica, ha tenido diversas formas de expresar su pasado contradictorio. Con el resurgimiento del Templo Mayor surgieron los llamados “concheros”, gente que se caracteriza de indígena mexica – con sus libertades artísticas – y danzan en recuerdo a la época prehispánica.

El grupo de concheros a los que pertenece la mujer decidieron unirse al festejo de la forma que más saben festejar: danzando. Incluso, algunos de sus miembros aprovecharon para hacer limpias espirituales a los asistentes que lo pidieron, en concordancia con el espíritu de la celebración.

Seguidores de AMLO levantan las manos para participar de la oración colectiva que se organizó para desear éxito a su gobierno, 5:21 de la tarde.

Representantes de los pueblos indígenas mexicanos realizaron una “purificación” al nuevo mandatario para que, en su perspectiva, pueda tener un sexenio exitoso. Se pidió no sólo al presidente, si no a todos los asistentes al evento que dirigieran sus manos a los cuatro puntos cardinales para pronunciar oraciones en favor del morenista, antes de entregarle el “bastón de mando”.

El hombre del sombrero, sumido en la oración, cierra los ojos mientras repite el juramento que dice el representante de los pueblos originarios en el templete. En su sombrero, puede leerse “Obrador presidente”.

Seguidor de AMLO, quien se presentó como “El luchador del pueblo”, levanta la bandera nacional mientras escucha el discurso del presidente, 5:40 de la tarde.

Las expresiones aludiendo a los símbolos nacionales fueron una constante en la celebración de Obrador, que para el momento de su discurso al público, en el que expuso cien puntos a cumplir en su gobierno, llegó a tener 160 mil espectadores presenciales.

Julia Klug, activista, posa para la cámara vistiendo traje de Adelita y con cabezas representativas de Peña Nieto y su antecesor panista, Felipe Calderón Hinojosa, siete y media de la noche.

Klug, de 64 años, originaria de Cobán, Guatemala, fue violada por un sacerdote de su comunidad cuando ella tenía siete años. Ya en México – país del que se naturalizó en 2001 –, decidió romper el silencio y protestar por los abusos de la Iglesia Católica, cosa que ha hecho caracterizada con prendas religiosas y otros disfraces según la ocasión.

Klug regresa a casa después de un día ajetreado en el Primer Cuadro de la ciudad. En las cabezas de Peña Nieto y Calderón se distinguen vagamente las iniciales de sus respectivos partidos políticos, PRI y PAN. El sombrero de charro que porta esconde la mitad de su rostro, y sobre su pecho, en una de bandas, está la leyenda “AMLO 2018 – 2024”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here