Tenía 50 años, mujer decidida y valiente. Así era Miriam Rodríguez, la fundadora del Colectivo Desaparecidos de San Fernando, quien lamentablemente fue asesinada a balazos el 10 de mayo en su casa en Tamaulipas.

Miriam emprendió su activismo desde el 2012, donde se dedicó a buscar a su hija, Karen Alejandra Salinas Rodríguez, secuestrada en San Fernando, Tamaulipas. Debemos recordar que San Fernando fue el lugar donde el cartel de los Zetas asesinó por la espalda a 72 migrantes y en donde también encontraron fosas clandestinas.

La activista Rodríguez comenzó una lucha sin apoyo de las autoridades y fue ella quien encontró los restos de su hija. Recopiló evidencia suficiente para comprobar ante las autoridades la responsabilidad de 16 personas, de ellos colaboró para que 13 fueran a la cárcel y ella personalmente detuvo a tres.

Como activista fue reconocida por no darse por vencida a pesar de encontrase sola y con los pocos recursos de su negocio. Pasó de ser locataria del mercado municipal a activista de tiempo completo. No sólo luchó por su hija, gracias a su labor familias de desaparecidos lograron localizar los restos extraviados.

Horas antes de su muerte, siguió luchando por los derechos de los demás. Miriam buscaba que la presidencia municipal permitiera que comerciantes foráneos se instalaran en la plaza principal.

Lamentablemente en abril pasado, Miriam Rodríguez recibió amenazas de muerte y acudió a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos a pedir protección.

En un video que se encuentra en el portal de Aristegui Noticias, la activista menciona que dentro de la fuga masiva de reos estuvieron dos secuestradores de su hija, uno fue recapturado y el otro sigue prófugo, por lo que solicitó medidas cautelares (seguridad), y nunca se le brindó el apoyo necesario.

“Llamé 30 veces para pedir seguridad y nadie me contestó”: Miriam Rodríguez (Video) http://aristeguinoticias.com/1205/mexico/llame-30-veces-para-pedir-seguridad-y-nadie-me-contesto-miriam-rodriguez-video/

Distintas Instancias Internacionales y organismos de Derechos Humanos han condenado el asesinato y urgen a las autoridades a esclarecer el caso lo antes posible. Además, la oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ha solicitado que sea investigado con perspectiva de género y no quede en la impunidad.

El último informe del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) dice  que México fue el país donde más personas murieron de forma violenta en 2016, solo por debajo de Siria. Casos como el de Miriam no pueden quedar impunes.

La lucha de ella y de otros tantos activistas en México ha permitido avances jurídicos, políticos y sociales. Se debe alzar la voz por ella y buscar la seguridad integral de todos los activistas que, como Miriam, diariamente son amenazados por su lucha.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here