Información vía Reforma.

Aunque los resultados oficiales se darán a conocer hasta el próximo 14 de agosto, de acuerdo con el Programa de Resultados Preliminares contratado por la Comisión Nacional de Procesos Internos, Alejandro Moreno, quien contendió en fórmula con Carolina Viggiano, esposa de Rubén Moreira, obtuvo el 83.04 por ciento de los votos, Ivonne Ortega el 9.1 por ciento y Piñón el 2.9 por ciento.

Gracias a estos números preliminares, Moreno se declaró ganador durante la noche del pasado domingo a pesar de que los propios estatutos del PRI lo prohíben.

Por otra parte, de acuerdo con el diario Reforma, el PRI revivió ayer las “viejas mañas” electorales, mejor conocidas como mapacherías.

Lectura recomendada: Señala Ivonne Ortega a Rubén Moreira por compra de votos en elecciones del PRI

Enfrentados, los tricolores aplicaron a sus propios correligionarios prácticas como el acarreo, urnas embarazadas, compra de votos y hasta padrones rasurados.

Una de las contendientes denunció que las irregularidades se registraron principalmente en los estados de México, Coahuila, Chihuahua, Guerrero y Oaxaca.

Algunos priistas como el ex Gobernador de Nayarit, Ney González; el ex senador michoacano, Ascensión Orihuela, y el hijo del ex Gobernador mexiquense, Ignacio Pichardo, fueron “rasurados” del padrón, por lo que no pudieron votar.

En contraste, un video captado en Chihuahua, reveló a una funcionaria de casilla que elaboró, a mano, su propio listado nominal para que votaran quienes no aparecían en el registro.

Además de las irregularidades, que incluyeron el robo de una urna en Aguascalientes, los priistas reconocieron una baja participación en el proceso interno, que tendrá un costo de 80 millones de pesos.

“Fue muy baja, hubo poca participación. Hubo apatía de la gente y falta de difusión”, reprochó la también candidata Lorena Piñón.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí