¿A poco no…? El síndrome de la rana hervida

0
235

¿A poco no has sentido alguna vez en lo que va del gobierno de la 4T o cuarta transformación el síndrome de la rana hervida? Ese que se refiere al experimento de colocar al anfibio en una olla de agua fría en la estufa con una llama débil que se va calentando poco a poco, por lo que no siente el ascenso de la temperatura y se acostumbra al calor, hasta que ya no puede saltar y muere quemada.

¿A poco no…? La irrefrenable voracidad bancaria.

Similar a lo que parece estar sucediendo en México con los cambios que la actual administración federal está implementando y que son contraproducentes para la democracia como la iniciativa para crear la Defensoría del Pueblo, que sustituirá a la Comisión Nacional de Derechos Humanos y significaría una paletada más a la tumba de los organismos autónomos e independientes.

Similar a lo que ya sucedió con la desaparición del INEEA, Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, y lo que podría pasar con el SNA, Sistema Nacional Anticorrupción; la CRE, Comisión Reguladora de Energía; la Cofece, Comisión Federal de Competencia Económica y hasta el INE, Instituto Nacional Electoral, entre otros.

Otra señal negativa para la democracia es la ampliación de 11 a 16 los ministros de la Suprema Corte de Justicia, que busca darle a AMLO una mayoría afín, quien ya propuso a dos para suplir a los que serían sustituidos y le tocaría proponer a otros 5, con los que sumaría 7 votos, suficientes para bloquear cualquier intento de invalidar leyes promovidas por el presidente de la República, incluyendo la de su reelección.

Y es que, para que la Corte invalide una ley se requiere del voto de las dos terceras partes del Pleno. Por si lo anterior fuera poco, además de que con la ampliación de la Suprema Corte de Justicia el titular del Ejecutivo tendría el control del Poder Judicial, desaparecería al Sistema Nacional Anticorrupción e, incluso, hay la intención de eliminar al Consejo de la Judicatura Federal, por lo que el nombramiento y remoción de jueces y magistrados quedaría sujeto a la voluntad presidencial.

Y si tomamos en consideración que el Legislativo tiene mayoría morenista al sumar a sus fracciones aliadas, podemos concluir que la concentración de poder en una sola persona es peligrosa para el país y su incipiente democracia, ante la amenaza del regreso del presidencialismo autocrático al que nos están conduciendo mediante el síndrome de la rana hervida, con el riesgo de que ya no podamos saltar fuera de la olla. ¿A poco no…?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here