¿A poco no…? Ética y política: líneas paralelas

0
50

¿A poco no asemejan la ética y la política a líneas paralelas que, como lo marca la ley de la geometría, nunca llegan a juntarse? Y es que, a lo largo de la historia de México y de la Humanidad, la mentira, el engaño, la falsedad, la trampa y el disimulo fueron y han sido elementos propios de la política, y en el juego del poder, la distorsión de la verdad ha sido la regla, nunca la excepción. La ética ha sido la antítesis de la política. Tal vez los únicos casos enque la excepción confirmó la regla fueron Mahatma Gandhi en la India, Vaclav Havel en Checoslovaquia y Nelson Mandela en Sudáfrica.

Los tres pagaron con cárcel y tortura su osadía de desafiar al poder en turno: Gandhi al imperio británico, Havel al imperio soviético y Mandela al imperio del hombre blanco, en la defensa de los derechos humanos y la autodeterminación de sus respectivos pueblos. Pero, lo dicho: sólo fueron excepciones de la regla. Las dos alternancias anteriores en nuestro país, la del PAN en el 2000 y la del PRI en 2012, defraudaron las expectativas delos mexicanos. Y si es cierto que a la tercera va la vencida, hay un gran reto que deberá enfrentar el nuevo gobierno en su cuarta transformación, después de la Independencia, la Reforma y la Revolución.

El reto es romper el nefasto paradigma de que el cambio sea sólo para beneficio de unos cuantos allegados al poder económico y político y no para el bien de las grandes mayorías que reclaman un México justo con desarrollo equilibrado para todos. Como alguien dijo: ‘no se trata de cambiar de amo, sino de dejar de ser esclavo’. Por desgracia, se han presentado algunos signos que, a decir de analistas nacionales e internacionales, no alimentan eloptimismo de un cambio importante y vaticinan un retroceso en el anacrónico y anquilosado sistema gubernamental. The Walll Street Journal lamentó, en vísperas de la toma de posesión de AMLO, “El Presidente electo mexicano está espantando a los inversionistas extranjeros al mostrar una verdadera racha autoritaria”.

No obstante lo anterior, persiste la esperanza de que no se hayan equivocado los 30 millones de mexicanos que votaron por él y confirme las expectativas del 71% de los encuestados que se sienten optimistas respecto al futuro de la nación con el nuevo mandatario. La participación de una sociedad informada, crítica y analítica es fundamental para transformar la vieja política por un gobierno innovador que logre desafiar las leyes de la geometría, uniendo las líneas paralelas de la ética y la política, de manera tal que se fundan en una sola. Se vale soñar. ¿A poco no…?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here