¿A poco no te identificas con Herbert Marcuse que dice: “La catástrofe verdadera es la perspectiva de idiotización, deshumanización y manipulación total del hombre”? El filósofo y sociólogo del siglo pasado ya preveía lo que le deparaba a la humanidad. Y todo parece indicar que ese es el futuro que le espera a México, luego de que el Senado doblara las manos y se doblegara a los caprichos de la CNTE, Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, aprobando con la mayoría de Morena y sus aliados las leyes secundarias de la contrarreforma educativa.

Los mal llamados “maestros” de ese gremio, que no tiene empacho en realizar bloqueos y plantones, vandalizan, agreden, arrasan y dejan sin clases a los niños, se salieron con la suya y ya tienen el sistema educativo en sus garras: plazas, nóminas, calificaciones de profesores y alumnos, criterios y directrices de enseñanza… En fin. En 40 años de existencia, desde su surgimiento como ala disidente del SNTE en 1979, la CNTE ha privilegiado la política, por no decir la grilla, por encima de los criterios educativos, didácticos y pedagógicos.

Lectura recomendada: ¿A poco no…? Mucha cantidad de dinero y poca calidad educativa

No es casual que en las cuatro últimas décadas México pasó de la cima de América Latina en el sistema de enseñanza, al sótano de los reprobados. Para muestra: en el Índice de Competitividad Global 2017-2018 ocupamos el lugar 114 de 137 en cuanto a calidad de la educación primaria, y en el nivel superior el sitio 108. Hoy, con la contrarreforma, al privilegiar a los gremios magisteriales sobre la calidad educativa, los más afectados serán los verdaderos profesores y los alumnos, condenando a estos últimos a perpetuar la pobreza, al privarlos de la mejor herramienta para superar la marginación y el atraso, que es la educación.

Los sistemas de gobierno autoritarios no quieren ciudadanos pensantes y activos, sino pobladores ignorantes y pasivos para perpetuarse en el poder. De eso se les acusó a los regímenes priístas y es lo que se teme ahora con la 4T, por lo que sólo la participación cívica responsable y comprometida con el futuro del país podrá cambiar el oscuro panorama del sometimiento y el analfabetismo educativo y político por el brillante horizonte de la libertad de pensamiento y la excelencia en el sistema de enseñanza que rectifique el rumbo que nos puede llevar a la idiotización y manipulación total. ¿A poco no…?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here