«La Carabina de don Ambrosio es una expresión que se aplica a un objeto inútil, o que no sirve para lo que está ideado»

Esta expresión, se refleja en la voz popular y el concepto que la gente tiene sobre los congresos, tanto el federal como los estatales.

En días pasados se comentó sobre las irregularidades que se dieron en el ejercicio del presupuesto que el ejecutivo federal y los gobernadores de los estados, ya que ambas instancias registraron sub y sobreejercicios en sus presupuestos, es decir, gastaron de más o gastaron de menos.

Como ejemplo, se puede mencionar la investigación del IMCO y que a su vez fue parcialmente reproducida por GREM en su editorial: «Coahuila gastó 733 millones de pesos en publicidad, monto 60 veces superior al gasto en el rubro de transporte y 41% más de lo presupuestado. En el caso de Durango, los gastos de publicidad fueron 260% más de lo que originalmente le fueron asignados. La investigación contable del IMCO revela que, en 90 rubros de gasto, los estados tuvieron variaciones superiores al 1000%.»

Definitivamente los congresos no cumplen con el objetivo para los que fueron creados. Hablamos del de Coahuila, pero se puede generalizar al resto de la república

El Congreso tiene como tareas elementales las siguientes: 

Representar a la ciudadanía y actuar en beneficio de ésta.

Lectura recomendada: A las cosas por su nombre y no con eufemismos

Legislar

Hacer leyes que rijan el Estado de Derecho y administración pública de la entidad.

Fiscalizar

Supervisar, evaluar y dar seguimiento al ejecutivo en el buen desempeño de éste, por ejemplo, en el uso y aplicación de los recursos presupuestales de la entidad.

Haciendo un análisis, aún muy somero, nos daremos cuenta que estas funciones básicas no se están cumpliendo.

Representatividad: Este aspecto no lo están cumpliendo, pues solo cuando andan en campaña le ofrecen a la ciudadanía las perlas de la virgen y mienten con toda desfachatez, al prometerles obras que son responsabilidad del municipio o el estado, como pavimento, agua potable, escuelas, entre otras.

Legislar

Es decir, leyes que beneficien a la ciudadanía, que nos den seguridad, estabilidad social, económica y política. Que establezcan políticas que mejoren nuestros aspectos de salud, educación, seguridad en nuestra integridad personal, bienes y propiedades.

En cuanto a la función de fiscalización, supervisión, evaluación y control del poder ejecutivo, nunca se ha visto que le exijan cuentas. No se ha registrado que se hayan tomado acciones en contra de un funcionario, mucho menos al gobernador, por las anomalías que en su caso han encontrado en el ejercicio del presupuesto y ley de ingresos del estado.

Conclusión

¿Por qué no cumplen?, simplemente porque el ejecutivo es quien elige a los diputados y controla al congreso, ya sea en complicidad con las franquicias llamadas partidos o por presión, cohecho o simplemente porque compran los favores, recuérdese el caso de la ley Bonilla.

La solución

Que actuemos como ciudadanos, exijamos que éstos sean verdaderos servidores de los ciudadanos y que nosotros  no simplemente votemos como ellos nos lo indican.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí