Los niños le dan una lección a su profesor de primaria; pasó en Torreón

0
665

Esto sucedió en Torreón Coahuila, en la escuela que lleva el nombre de su mismo estado, donde un docente recibió a mano de sus alumnos una lección que seguramente no olvidará en toda su vida.

Hace tiempo me di a la tarea de preguntar a padres, madres y trabajadores de la educación sobre las características del docente ideal, donde puedo resaltar, como respuestas constantes:

-Saber enseñar a leer, escribir y operaciones básicas

-Dominar los temas que imparte

-Planear sus clases

-Revisar bien y encargar tareas

-Que no sea flojo

-Ir bien vestido, dando un buen ejemplo

-Cumplir con la normalidad mínima

-Poner trabajos en los cuadernos diariamente

-Prestar atención a los niños y no se distraiga con el celular

Sin duda cualidades, que en su conjunto, parecen formar a un docente destacado en su práctica.

Te comparto que dentro de las diversas tareas que realizo, soy docente de sexto grado de educación primaria. En este momento que escribo este texto nos encontramos a escasos días de la graduación y decidí aplicar una dinámica de agradecimiento, donde hicieron tarjetas-vales por abrazos especiales de agradecimiento para compañeros y otras tarjetas donde reconocen cualidades de sus compañeros, hicieron su intercambio dejando rodar algunas lágrimas, posterior a esto hicieron otras 3 tarjetas para los docentes que trabajaron con ellos en años anteriores, así como para aquellos con los que les hubiera gustado trabajar. Para finalizar les pedí que también me dedicarán alguna tarjeta sobre lo que consideran lo más importante o especial que les deja mi práctica docente. Sabiendo que algunos alumnos les da pena externar sus ideas frente a sus compañeros, decidí hicieran una fila afuera del salón y uno a uno entraron al salón a expresarme su pensar con su tarjeta y a su vez yo también externé mis ideas sobre  ellas y ellos, en ese momento emotivo no fui consiente, hasta tiempo después, de lo que ellos habían visto en mi labor docente.

No me encontré un solo alumno que me agradeciera por encargar y revisar sus tareas, por planear mis clases para que ellos aprendan, por mostrar dominio sobre los temas que imparto, sobre los trabajos diversos realizados en el salón, ni siquiera por aquellos lúdicos o en equipos, en fin, nadie consideró dar gracias por algún aspecto de los arriba mencionados, como si éstos no importarán mucho para ellos.

En conjunto, los alumnos expresaron agradecimiento por los siguientes aspectos:

-Escucharlos y acompañarlos en los momentos dolorosos que vivieron con su familia.

-Preocuparme por sus gustos y por lo que les pasaba.

-Ser paciente y demostrarles que los errores son solo un paso más cercano al éxito.

-Mostrarles que todos tenemos talentos y hay que usarlos para que los demás sean felices con aquello que nos hace felices.

-Permitirles dejar el trabajo pendiente cuando un compañero necesitaba apoyo emocional y demostrarle que nuestra “familia” de la escuela se preocupa por que estén bien.

-Darles confianza para atreverse a hacer cosas diferentes, al final el NO ya lo tienen.

-Enseñarles que podían equivocarse sin ser juzgados y hacerlos sentirse apoyados para seguirlo intentando.

-Por enseñarles lo importante que es agradecer.

-Mostrar que siempre se puede negociar cuando alguien te da un NO por respuesta, buscando un GANAR-GANAR.

Es aquí donde, gracias a mis alumnos, me replanteo la pregunta ¿exactamente qué características debe tener un buen docente… de esos que nunca se olvidan…?

Sé que la mayoría de las características que los alumnos valoran no son parte de las funciones docentes, ni está dentro de nuestro plan de estudios, pero me pregunto:

¿En verdad hacemos bien en centrar toda nuestra atención a lo que el plan de estudios y los padres de familia dice que debe tener un excelente maestro… o valdría la pena retomar algo de lo que estos alumnos de sexto grado nos comparten?

Déjanos tus comentarios sobre estas preguntas.

Si conoces a alguien que deba conocer esta información, por favor compártesela, puede tomarte unos segundos cambiar la vida de una persona.

Si te interesa conocer acerca de entrenamientos para comunicarse asertivamente escríbenos a: contactokimien@gmail.com

Te invitamos a dar like en nuestra página de Facebook y a considerar un donativo para este sito periodístico, para que este periodismo independiente pueda seguir llegando a miles de personas, tu donativo será usado para investigaciones periodísticas que contribuyan al ejercicio de la comunicación, sin fines partidistas, tú puedes hacer la diferencia.

En esta ocasión me despido con la frase antiquísima del polímata griego Aristóteles: “Educar la mente, sin educar el corazón, no es educar en lo absoluto”

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here