Periodista denuncia acoso a madre de inculpado por caso Wallace y censura

0
1175
Miranda de Wallace festejando el cumpleaños de Peña Nieto, en 2016. Foto: Proceso.

A través de las redes sociales y de su portal informativo Los Ángeles Press, la periodista Guadalupe Lizárraga denunció este miércoles 20 de febrero que la madre de César Freyre Morales, detenido por el presunto secuestro y asesinato de Hugo Alberto Wallace, sufrió acoso telefónico por parte de Isabel Miranda de Wallace, madre de la presunta víctima y presidenta de Alto al secuestro.

De acuerdo con la autora de El falso caso Wallace, la madre de Freyre, María Rosa Morales, recibió una llamada a las 7:20 horas del miércoles en la que la secretaria de Miranda de Wallace le dijo que “la señora la espera en su oficina la semana entrante”. Horas después, tras haber denunciado el hecho ante la Fiscalía General de la República, María Rosa Morales volvió a recibir una llamada en la que le dijeron que “la señora Isabel Miranda iba a mandar un auto en la mañana para que la recogieran y llevaran a su oficina”.

El incidente tiene lugar después de que el pasado 13 de febrero, la periodista publicó en Los Ángeles Press un reportaje que narra las presuntas torturas que habrían vivido tres de los detenidos por el caso Wallace (el mismo César Freyre, Jacobo Tagle Dobin y Albert Castillo Cruz), y en el que Lizárraga refiere a una carta de denuncia que Freyre escribió a la periodista.

En la epístola, el presunto culpable cuenta haber sufrido amenazas y diferentes sesiones de tortura física y psicológica; algunas de las cuales, de acuerdo a la versión del detenido, habrían sido dirigidas y atestiguadas por la ganadora del premio Nacional de Derechos Humanos 2010. Asimismo, Freyre denuncia omisión por parte del entonces secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y actual senador de la república, Emilio Álvarez Icaza, a quien envió una petición de queja que nunca recibió respuesta.

Ésta no sería la primera vez que la empresaria es acusada de amenazas. La noche del 24 de enero pasado, la activista Mary Sainz realizó una protesta contra Miranda de Wallace en la Ciudad de México, fuera de Palacio Nacional, tras la participación de Miranda de Wallace en el primer foro del Consejo Nacional de Seguridad.

La activista Mary Sainz, realizando un acto de protesta contra Wallace. Foto: SdpNoticias

La activista, quien es conocida por sus protestas a favor de distintas causas, dijo haber sido amenazada por Wallace; amenazas que, según la propia Sainz, ha recibido desde febrero de 2017, luego de haber encarado a la presidenta de Alto al secuestro durante la marcha Mexicanos unidos, por la presunta falsedad del caso de su hijo. Por su parte, la otrora candidata por el PAN al gobierno del Distrito Federal, reaccionó interponiendo una denuncia ante la Fiscalía General de la República, de acuerdo a lo que declaró en Milenio.

A través de redes sociales y en su portal, quien también ha manifestado haber sido hostigada es la propia periodista Guadalupe Lizárraga.

Lizárraga ha comentado que, por este trabajo en el que se ha especializado durante más de cuatro años, ha sido víctima de amenazas vía telefónica y cibernética, dos intentos de secuestro, además de acoso e intentos de acallarla por parte de la diputada federal por Morena, María de los Ángeles Huerta.

Como se informó en Red es poder, la organización internacional defensora de la libertad de expresión, Artículo 19, emitió una carta al actual presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, para que tomara medidas sobre el particular. Sin embargo, hasta el día de hoy, la carta no ha merecido respuesta por parte de ningún funcionario.

Los hechos se suman a las amenazas y acoso que la periodista Anabel Hernández y el activista canadiense David Bertet, declararon haber recibido en 2014, tras la publicación de diferentes reportajes en la revista Proceso, en los que no sólo se hablaba de tortura a los implicados, sino de siembra de pruebas, usurpación de funciones, falsedad de declaraciones y colusión por parte de autoridades, durante los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Una posible censura de Proceso

Guadalupe Lizárraga, en la presentación de su libro. Foto: Fredy González

La fundadora de Los Ángeles Press también denunció en su sitio el pasado domingo que intentó publicar su trabajo en la revista Proceso, como seguimiento al artículo que el columnista Ricardo Raphael escribió sobre su libro, y el cual recibió respuesta de Wallace en redes sociales y mereció dos emisiones del programa Espiral con el también conductor de Canal Once.

El director del semanario político, Rafael Rodríguez Castañeda, confirmó a la periodista haber recibido la investigación. Sin embargo, nunca le dio respuesta concreta; tras lo cual Lizárraga decidió publicarlo en su propio portal.

Días después, la periodista se sorprendió al ver que Proceso abría su último número con una extensa entrevista de Rodríguez Castañeda a Renato Sales Heredia, quien fuera Comisionado Nacional de Seguridad durante el gobierno de Enrique Peña Nieto y quien es uno de los funcionarios señalados por omisión, por parte de Freyre Morales. En la entrevista, Heredia se dedica a narrar sus anécdotas cuando funcionario y opinión acerca del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, recientemente declarado culpable en una corte de Estados Unidos.

La autora de Desaparecidas de la morgue lamentó en sus redes sociales que la revista censurara su texto, cuando años atrás fue el mismo semanario uno de los pocos medios en dar seguimiento a las investigaciones de su entonces colaboradora, Anabel Hernández.

De acuerdo a Lizárraga, el caso Wallace se encuentra bajo investigación penal por la Fiscalía General de la República tras la denuncia formal de la periodista el 11 de diciembre de 2018. El entonces procurador y hoy fiscal, Alejandro Gertz Manero, ordenó abrir un expediente al respecto.

Sin embargo, Miranda de Wallace negó en diciembre pasado, en una entrevista para la emisión radiofónica de Ciro Gómez Leyva, que se esté investigando la posible falsedad del caso.

Hasta el momento no ha habido ningún pronunciamiento público por parte de las autoridades.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here