Apoyo a Amnistía Internacional

0
134

Leyendo a destiempo una de tantas publicaciones periódicas, de esas que llegan por alguna razón a la escuela preparatoria donde presto mis servicios como docente, y que por supuesto guardan una relación con las actividades educativas; entre otros artículos, me llamó la atención el siguiente título: “33 razones para ver 2016 en positivo”,  de REDES DE AIM (Amnistía Internacional México), para “edúkate”(sic) Educación, ciencia. Arte y tecnología. Por supuesto no criticaré este documento, sin embargo, algunas ideas aparecieron en mi mente a partir de esta lectura.

No obstante el título de este reportaje se inicia con el número 33, yo, solamente tomaré dos casos, con la finalidad de hacer conciencia y apoyar, si es necesario a aquellas personas que por razones equivocadas y mal intencionadas han vivido situaciones adversas y que han afectado su integridad física, moral y emocional.

En primer lugar retomo el caso de María Teresa Rivera, de 33 años, originaria de El Salvador, C.A., quien fue condenada a 40 años de prisión en 2011, esto se debió por haber sufrido un aborto espontáneo. (AMI, en edukate, año 11, No. 117, diciembre de 2016, p.34) Esta persona salió libre en 2016, y esto se logró gracias a que el gobierno de ese país recibió miles de cartas pidiendo que se dejara de penalizar el aborto y en apoyo a esta persona, a quien habían condenado por una razón equivocada y  a quien le fue impuesta una sentencia excesiva.

Éste es un ejemplo de los malos manejos por parte de las autoridades en contra de civiles desprotegidos, las personas vulnerables generalmente son víctimas del abuso de las autoridades, es muy conocido por todos, o por muchos, que las organizaciones policiacas se ponen cuotas para ciertos periodos, que pueden ser diarios, semanales, quincenales, etc; esto hace que los diversos departamentos justifiquen desde su sueldo, hasta los gastos del presupuesto designado. Muchas personas se pasan algún tiempo en las cárceles siendo inocentes. Es muy difícil que personas de bajos recursos tengan la facilidad de luchar por sus familiares encarcelados, se requiere de dinero, relaciones y mucho conocimiento, sin embargo, para eso existen organizaciones como Amnistía Internacional.

Otro caso muy conocido fue el de Yecenia Armenta, de México, quien fue detenida en julio de 2012 y salió de prisión en junio de 2016. Este caso fue considerado por AIM, ya que “… fue golpeada, semi-asfixiada y violada durante 15 horas de tortura hasta que finalmente se vio obligada a “confesar” que había participado en el asesinato de su esposo. (Ibidem, p.25). En este caso, fueron más de 3000,000 acciones a favor de Yecenia, esto como parte de las campañas de Amnistía Internacional en contra de la Tortura y a favor de los Derechos.

Cualquier persona en situaciones como la anterior, termina declarándose culpable ante los verdugos que le están acusando. La tortura es una práctica entre muchas autoridades que se ha llevado a cabo en todas las regiones del mundo, en algunas más, en otras menos, y tal vez es posible que exista por ahí algún sitio en donde esto no sea pan de todos los días. A mí me consta que esto sucede, he vivido la experiencia de tener conocidos que han pasado por este tormento; así que pienso que casos como el de Yecenia es una aberración y que debemos, en la medida de nuestras posibilidades, evitar que sucedan, o en su caso participar, colaborar con Amnistía Internacional para la solución de los mismos.

Existen muchos acusados injustamente en cárceles de todo el planeta, México no se queda atrás, las razones de encarcelamiento son muy diversas; también hay otra serie de atrocidades en contra de las diferencias de todo tipo, entre éstas, se persigue y se hostiga a indígenas del norte de América, en México, se persigue a los albinos en algunos lugares de África, se persigue a los transgénero;  y en EU atacan los Derechos Humanos. Por otro lado,  Amnistía Internacional  trabaja en contra de matrimonios forzados, que también se dan en nuestro país en algunas zonas rurales, el matrimonio entre menores de edad, a favor de la libertad de expresión y muchos más situaciones. Personalmente me gustó y reproduzco la frase final del artículo antes mencionado; es una forma de actuar propia en apoyo a este organismo.

“NO BASTA CON INDIGNARSE, EL CAMBIO SE PRODUCE CUANDO NOS UNIMOS PARA ACTUAR”

(ibid p. 38)

Si alguno de ustedes está interesado en participar en estos apoyos, pueden dirigirse a: dirección@amnistia.org.mx

facebook/Amnistía Internacional México

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here