Carta a un aspirante a funcionario público

0
361

No cabe duda de que muchos de quienes ejercen un cargo público, sea por elección o por designación, desconocen el marco jurídico que rodea a su actividad como funcionario.

Nuevamente y  a propósito de las próximas elecciones locales, me permito dirigir una carta a quienes aspiran a un cargo de representación popular:

“Ejercer un cargo público no es fácil, no está exento de riesgos, tampoco de fracasos; hay muchas satisfacciones, también reconocimiento”.

Su ejercicio no debe ser solo para la buscar la aprobación, la adulación; debe ser para gobernar, para administrar, para desempeñar leal, responsable y honestamente el cargo para el que fue electo.

Es importante que conozca que no sólo es dirigir y ejecutar, tampoco obedecer ciegamente las instrucciones recibidas, sino que éstas deben ser dadas en un marco de legalidad, de respeto al orden constitucional, velando siempre por el bien común.

La protesta del cargo a desempeñar refiere que hay que cumplir y hacer cumplir las leyes; en ese orden, primero cumplir, predicar con el ejemplo, después hacer cumplir, vigilar el cumplimiento.

No sólo es una fórmula, es un mandato relevante e importante en el desempeño gubernamental en un país con una constitución federal de 136 artículos, casi 300 leyes federales y casi 600 reglamentos, entre otros ordenamientos que hacen de esto una lista innumerable, pues falta por añadir las diversas leyes estatales y los incontables reglamentos municipales.

Como puede usted apreciar, el ejercicio de gobierno no es sencillo, ni siempre será reconocido positivamente. La labor requiere también, al menos, de ser diligente, cuidadoso, respetuoso además de saber aceptar, ser tolerante, paciente y sereno ante la adversidad.

No se trata de buscar la perfección, sí la de honrar el cargo. Es cuestión de honor y de justicia, de crítica y autocrítica, de construcción de consensos no con los partidos sino con la sociedad.

Mucho ayudará a nuestro país, a nuestro estado, sobre todo a nuestra región metropolitana, se distinga haciendo del ejercicio público una actividad en la que además de gobernar practicando, gestionando y conociendo,  se reconozca como un actor con una actividad de alta responsabilidad que como servidor público tiene.

Nuestro país requiere de liderazgos positivos, fuertes, de funcionarios eficientes, que si bien esto no se reserva solo a los servidores públicos ya que la sociedad entera debemos ocupar nuestro lugar participando, decidiendo y en su caso, denunciando, ustedes tienen a cargo la importante tarea de desempeñarse leal y patrióticamente, pues es a ustedes a quienes la ciudadanía les habremos de otorgar un voto de confianza.

Deseando tenga éxito en su gestión como representante de la sociedad, me suscribo atentamente”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here