La historia de la humanidad y sus distintas formas de poder

0
627

Para escribir lo siguiente, tal vez tenga que reconocer que hay una ideología muy marcada en mi pensamiento, confirmo que así es, ya que la mayor parte de mi formación como socióloga y como persona, proviene de las bases académicas que adquirí en mis estudios de bachillerato y en la universidad; esto, y mi experiencia de vida, me llevaron a observar ciertas características en el estudio y comprensión de la historia, tanto universal, como nacional.

Tal vez esto lo saben muchas personas, tal vez no, pero de cualquier forma me interesa retomar algunas de mis reflexiones al respecto. Bien sabido es que la historia se puede dividir de diferentes formas, retomaré la que divide al proceso histórico de la humanidad en: Edad Antigua, Edad Media y Edad Moderna – aunque muchos ya hablan y dan por hecho la existencia de una nueva etapa, la Edad Posmoderna, cosa que no discutiré y mucho menos pondré en duda, ya que me faltan muchas indagaciones para debatir este punto – retomando la transición de la Edad Antigua a la Edad Media, cabe señalar que el tiempo que se lleva este proceso no es el mismo en todos los espacios geográficos, pero si lo medimos como se mide el tiempo en occidente, la Edad Antigua es exactamente todo aquello que aconteció en su mayoría antes de Cristo, y este gran periodo se puede subdividir de muchas formas, mismas que no describiré, sólo tomaré aquello que me interesa para este escrito.

El paso de la Edad Antigua a la Edad Media está caracterizado por el hecho de que todos aquellos pueblos oprimidos, lucharon de mil maneras durante mucho tiempo, para obtener la libertad, y el reconocimiento como pueblos autónomos; algunos de los más estudiados imperios que le dieron forma al mundo occidental moderno fueron el Imperio Griego y el Imperio Romano, éste último logró muchas conquistas y masacró muchos pueblos, mantuvo su poder en tres continentes, Europa, Asia y África, esto por supuesto marca muy bien la división de dicho imperio en Occidental y Oriental.

Retomando el Imperio Romano Occidental y con el proceso de crecimiento del cristianismo, y en su época de apogeo, entre los años 27 a.C. y 235 d. C., la monarquía sustituye a la oligarquía, es por eso que la época de transición entre ésta que es la Edad Antigua y la Edad Media, se va gestando poco a poco a quienes más tarde, al derrumbarse el Imperio y ya en la naciente Edad Media, se convierten en los Señores Feudales, uno se podría preguntar, ¿de dónde surge esta clase social con tantos privilegios?, pues en la medida en que el Imperio se extiende y los guerreros conquistan y son premiados con posesiones territoriales, se van convirtiendo en los allegados al poder, se van formando poco a poco los grupos de poder, los nuevos dueños de diferentes tierras y surge la oligarquía, que obviamente busca hacer a un lado a la monarquía que le exigió la conquista y le dio poder al mismo tiempo, es decir, es un “derecho” adquirido en el propio manejo del poder.

Estos nuevos dueños de tierras, poco a poco se van deslindando del poder central, se van sintiendo autónomos y con poder, son ellos mismos los que en el futuro serán los nuevos amos de las tierras, van formando sus feudos y se convierten en los Señores Feudales.

Estos nuevos amos del poder en la Edad Media, se mantuvieron en esa jerarquía, con la ayuda del poder de la Iglesia Romana, así, las nuevas nomenclaturas pertenecientes a la nobleza: reyes, príncipes, condes, duques, archiduques, etc., junto con los poderosos representantes de la religión cristiana, formaron el nuevo orden que duraría más de mil años, y que se caracterizaba por dos clases sociales antagónicas, el Señor Feudal y el siervo. Poco a poco, y en los últimos doscientos años de esta Edad, se fueron formando los Maestros con sus talleres artesanales, lo que dio lugar al surgimiento de ferias y mercados para vender los diversos productos originados, producidos en dichos talleres, donde maestros, oficiales y aprendices elaboraban todo tipo de productos y a donde llegaban los siervos que escapaban de los feudos en busca de un lugar con más oportunidades y una mejor vida, así, sin que todavía surgiera el Capital como nueva forma de vida, fueron estos Maestros de dichos talleres los que iniciarían el proceso de transición del Feudalismo al Capitalismo, por lo que estos personajes se convertirían en la nueva clase social en el poder, la burguesía, de esta forma los burgueses desbancan a los Señores Feudales, e inician una nueva era en la civilización occidental, como se mencionó en un principio, esto se fue dando paulatinamente y fue surgiendo poco a poco en los diversos espacios que anteriormente fueron ocupados por el Imperio Romano, después por los diversos Feudos, los territorios cambiaron de forma y nacieron lo que hoy conocemos como países, dejaron de ser reinos, principados, condados, ducados, etc.

Con todo este cambio surgieron también las bases de las cuales surgen otras revoluciones y otros cambios, unos duraderos, otros no, pero cambios al fin y al cabo, cabe señalar, que también se fueron dando por razones del propio sistema capitalista, las bases para su derrumbe, mismas aún no conocidas por todos y que se relacionan con el abuso del poder y sus consecuencias, al igual que la caída de los dos sistemas descritos anteriormente; es importante mencionar que estos sistemas económico-sociales han caído por la forma tan discriminada de apropiarse de los recursos y bienes de producción, sobre todo por la concentración de la riqueza en pocas manos; pero esa es otra historia, de la cual podremos hablar más adelante y de la que ya he dado algunos pormenores a través de columnas pasadas.

¡Hasta pronto!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here