Enrique Servín, erudito y generoso

0
75

Texto vía Ruta Norte Laguna.

Instalo la memoria en 1992 o 1993, aproximadamente. Había publicado hacía poco, en 1990, El augurio de la lumbre, mi primer libro. Aquellos eran los años iniciales de mi noviazgo con Renata, quien luego de estudiar en la Ibero Torreón había vuelto a su ciudad natal, Chihuahua, para comenzar la maestría. En uno de mis viajes desde La Laguna ella me comentó que había tomado la iniciativa de organizar una presentación de mi libro en Chihuahua. Sus pasos la llevaron a tocar las puertas de la Quinta Gameros, casona que tenía funciones de espacio cultural en la capital chihuahuense. Allí la canalizaron con el encargado del área literaria, un joven escritor y traductor llamado Enrique Servín, quien de inmediato y muy amablemente, sin conocerme siquiera, ayudó a que cristalizara la presentación.

Poco después, y pese a que nuestra amistad era menos que tenue, Servín me invitó a dos actividades. Una de ellas fue el taller literario que coordinaba en aquel tiempo, donde lo vi desplegar su precoz erudición. Si hablaba de poesía extranjera, citaba en la lengua del autor elegido. Es decir, si leía a un poeta italiano, lo hacía en italiano y traducía buscando la misma resonancia en español. Esta fue una de sus principales peculiaridades: el don de lenguas. Le fascinaba el sonido de las palabras más allá del castellano, y por ello empeñó su vida en el aprendizaje riguroso de otras lenguas.

Lectura recomendada: Genio del castellano

No se crea, sin embargo, que su elección tendía sólo a las lenguas dominantes (inglés, francés, alemán…). Sensible y solidario hasta el hueso, Servín le confería el mismo valor a las lenguas de los pueblos que además de vivir en el abandono material habían sido y siguen siendo arrasados en términos culturales. Por eso aprendió tarahumar, la lengua originaria de su tierra, y por eso dedicó cientos de horas a enseñarla y difundirla.

La última vez que lo vi fue en 2016 en la FIL. Recuerdo que yo vagaba por los pasillos de la Expo Guadalajara y por allí, en el pabellón editorial de Chihuahua, estaba él. Conversamos al menos una hora y noté que la tesitura de su pausada voz, la cordialidad de su gesto y el interés en los asuntos de su interlocutor eran los mismos de siempre. En otras palabras, casi 25 años de conocimiento acumulado no habían hecho ninguna mella en su humildad.

Enrique Alberto Servín Herrera fue un hombre extraordinario, puedo decir que, a su modo, único en el norte del país. Como a tantos, me duele mucho su partida. Descanse en paz.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here