Esta lección de éxito deberían enseñárnosla desde niños

0
126

Las oportunidades vienen y se van… y se van para ti, porque alguien más la tomó, ¡qué lección tan grande!

Si lo reflexionamos, nos daremos cuenta que han sido muchas las oportunidades que hemos dejado pasar por miedo, inseguridad, desidia, distracción, entre otros factores.

Todos los días la vida tiene nuevas oportunidades: conocer personas nuevas, vivir nuevas experiencias, probar nuevos platillos, tomar rutas distintas, poner un ladrillo más a la construcción de nuestros sueños y pasiones. Sin embargo, hay oportunidades que aparecen y están disponibles para sólo algunos, por ejemplo, un billete sin dueño sobre la calle, será de aquella persona que sea la primera en tomarlo; la chica atractiva de la secundaria, es más probable que tenga una cita con la persona que se atrevió a acercarse con ella; un concierto tiene un número limitado de lugares, disponible para los primeros que decidan pagar por ellos; cuando hay oportunidad de ascender en nuestro empleo y termina tomándolo alguien que creemos menos capacitado que nosotros, pero emprendió acciones que nosotros no; cuando existe una oferta en una tienda y si no nos apresuramos puede ya no estar el artículo disponible.

Ese tipo de oportunidades con el tiempo vuelven a aparecer en tu vida y una vez podrás tomarla o dejarla ir hasta la próxima vez.

Sin embargo las oportunidades también vienen y se van… y se van porque el tiempo se terminó.

En este caso, las oportunidades nunca más volverás a tenerlas: Todas aquellas vivencias que no tuviste en su momento en tu escuela con tus compañeros y maestros; no aprovechar tu juventud como te hubiera gustado; y la más fuerte a mi parecer, aquellas oportunidades de brindarle amor o perdón a una persona que aún esté entre nosotros.

Mientras tengamos vida, tenemos la oportunidad de abrazar, de besar, de decir te quiero, decir te amo, decir estoy orgulloso de ti, de tocar la mano de ese ser querido, de tomar una taza de café con ese alguien especial y regalarle tu recurso más valioso y no renovable: tu tiempo… y es entonces, cuando esta persona especial fallece, que las oportunidades anteriormente descritas caducan y nunca más volverán. Si las tomaste que bueno, así tu corazón estará en paz, pero si no las tomaste también que bueno, porque el dolor será un grandioso maestro que nos enseñará a no cometer el mismo error una segunda vez, si sabemos enfocarlo positivamente.

Recuerda que la palabra éxito, según la RAE, es el resultado feliz de una actuación, negocio, etc. Por ende cualquier acción que te genere felicidad es una acción exitosa.

La invitación este día es que no dejes pasar aquellas oportunidades de ser exitoso que en verdad valen la pena tomar, recuerda que sería muy triste pensar que estamos en el mundo solo para trabajar y sobrevivir, así que atrévete a sentirte vivo una vez más y toma la oportunidad de vivir.

Si conoces a alguien que deba conocer esta información, por favor compártesela, puede tomarte unos segundos cambiar la vida de una persona.

Si te interesa conocer los servicios de Coaching y capacitación que tenemos en Kimien Consultores escríbenos a: contactokimien@gmail.com

Te invitamos a dar like en nuestra página de Facebook y a considerar un donativo para este sito periodístico, para que este periodismo independiente pueda seguir llegando a miles de personas, tu donativo será usado para investigaciones periodísticas que contribuyan al ejercicio de la comunicación, sin fines partidistas, tú puedes hacer la diferencia.

En esta ocasión me despido con una frase de Scott Fitzgerald “Nuestras vidas se definen por las oportunidades, incluso las que perdemos”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here