La perspectiva femenina de la satisfacción con la vida en México

0
96

“La libertad no es solamente una cuestión de tener derechos escritos en papel, sino que exige estar en una posición que permita hacer uso de esos derechos.”  

Martha C. Nussbaum

El trabajo, logros en la vida, perspectivas a futuro, salud, seguridad personal, situación económica y autonomía son algunos de los factores que inciden en el grado de satisfacción con la vida que experimentan las mujeres en México, lo que lleva a reflexionar sobre las actuales políticas públicas y los roles que como sociedad hemos construido alrededor de las mujeres, quienes representan a más de la mitad de la población en el país. 

De acuerdo al documento del Consejo Nacional de Población (CONAPO) “Proyecciones de la población en México” en el  2018, las mujeres representaron el 51% de la población en México, y se estima que para el 2050 aumentará a 51.3%, por lo que representan y seguirán representando a la mayoría de la población en México, por lo que consideré importante hacer una segunda revisión a los documentos de INEGI sobre bienestar subjetivo, elaborado en el primer trimestre de 2012, en la cual se informa sobre promedios de satisfacción en dominios tradicionales de incidencia de la política pública, bienes relacionales, situación y perspectivas personales, así como con las necesidades primordiales con la que estas mujeres se identifican según su nivel de satisfacción con la vida, dando una lectura alterna través de análisis estadísticos propios sobre la forma en que las mujeres en México experimentan su satisfacción con la vida. 

En ejercicios realizados con análisis de correlaciones se encontró que en aquellas mujeres con niveles mayores de satisfacción con su vida está asociado a estar más satisfechas con su apariencia, salud y perspectivas a futuro, estar satisfechas con su trabajo actual, logros en la vida, estar satisfechas en su vida afectiva y situación económica.   El estar satisfechas con su trabajo actual está asociado a estar satisfechas con su vida social y autonomía, logros personales, vivienda que poseen y seguridad personal. El estar satisfecha con su vida familiar está asociado a su autonomía, tiempo disponible y vida afectiva, la cual está asociada a sus logros en la vida y a su vida social.   

El estar satisfecha con la educación que se tiene está asociado a la vivienda, vecindario o colonia que habita, a su vida afectiva y a querer mejorar sus condiciones laborales sin cambiar de trabajo.  El estar satisfecha con la vivienda en que habita está asociado a la colonia que habita, a estar satisfecha con su vida familiar y a vivir con menos miedo, ansiedad o temor. Se encontró además que el estar satisfecha con el país en que se vive está asociado a su percepción de seguridad personal, a sus perspectivas a futuro y al estado de salud con que cuenta.  

Continuando con el análisis se encontró que aquellas mujeres que deseaban conseguir otro trabajo esta correlacionado a no estar satisfechas con su vida actual, lo cual está asociado a no estar satisfechas con su trabajo actual, ni con sus perspectivas a futuro y con su actual situación económica.        

Asimismo, para aquellas mujeres que desean mejorar sus condiciones laborales sin cambiar de trabajo, está asociado a querer que mejore la seguridad pública en su localidad.    En las mujeres que desean cambiar de trabajo o tener uno mejor está asociado a querer pagar o liquidar deudas, a tener más armonía en su familia y a querer más ayuda o colaboración en casa. En aquellas mujeres que desean tener compañía o sentir menos soledad está asociado a querer vivir con menos miedo, ansiedad o temor, y a no estar satisfechas con su actual vida familiar, educación y vivienda. 

En aquellas mujeres que desean que el país mejore, está asociado a querer vivir con menos miedo, ansiedad o temor, y a querer tener más logros en la vida.    En aquellas mujeres que desean tener más años de estudio o sacar un título está asociado a conseguir trabajo y sentir que tienen más logros en la vida.      

Desafortunadamente, en el análisis de límite inferior se encontró que en la muestra la mayoría de estas mujeres no quisieran tener más años de estudio u obtener un título, ni desear ser más libres o no depender de otros, lo que nos confirma que como sociedad aún hay mucho por hacer, y que “El género es una construcción sociocultural diferenciada sexualmente, mediante la cual se instauran un conjunto de ideas, creencias y atribuciones sociales sobre lo masculino y lo femenino en cada cultura y momento histórico, condicionando comportamientos, funciones, oportunidades, valoraciones y  formas de relacionarse entre hombres y mujeres, limitando así la capacidad de acción de los individuos.” Soto Villalobos E. & Salazar García W. (2019) 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here