Romper con el pasado y construir el futuro

0
166

¿A poco no debería ser una necesidad vital romper con el pasado que mantiene a nuestro país anclado en el subdesarrollo y construir el futuro acorde a los nuevos tiempos que el mundo está viviendo? En la búsqueda del por qué somos como somos para saber por qué estamos como estamos, es preciso conocer algunas de las conclusiones de los expertos en las raíces del ser nacional: el mexicano, por lo general, sólo sabe despotricar, quejarse, sólo grita, se lamenta, pero no actúa ni es constante en sus exigencias.

Es flor de un día y, en no pocos casos, de medio día; es apático, conformista y resignado; como el cerillo, se prende ante un estímulo externo pero al poco rato se apaga. Con una participación ciudadana en pañales y dos Méxicos paradójicos, el competitivo y el estancado, nuestra nación confronta a una minoría activa, pensante y actuante que lucha por salir del subdesarrollo, que trabaja en equipo y enarbola la bandera de la calidad e innovación, con una mayoría pasiva, resistente al cambio, resignada a su destino tercermundista, renuente a la labor en equipo y a enfrentar sus problemas proactivamente.

Impera un profundo rechazo al conflicto y se tiende a simpatizar con las víctimas porque es una nación de vencidos y los mexicanos se identifican con la derrota porque, como dice Jorge Castañeda, ’en nuestra historiografía, ésta ha constituido el principal tema recurrente, siendo la resignación, la mejor alternativa al conflicto”. Ya basta de que el presente del mexicano, en su gran mayoría, viva en una constante contradicción que oscila entre sueños de grandeza y pesadillas de frustración.

Ya basta de vivir en el deseo de transformar el mundo e incapacidad de cambiarse a sí mismo; en el anhelo de superación anclado en la impotencia para lograrlo; en la doble moral de la prédica de valores y la práctica de autoritarismo, apatía, despolitización, ignorancia y conformismo. Llegó el tiempo de despojarnos de los prejuicios y atavismos del ayer, para empezar a pensar el mañana con una visión renovada, decididos a asumir el reto de romper las cadenas del pasado y empezar a construir el futuro del México nuevo. ¿A poco no…?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here