Innumerables mitos y noticias falsas han circulado en redes sociales, medios de comunicación y grupos de mensajería instantánea. Uno de ellos, y que preocupó en demasía a las madres y padres de familia es que el virus COVID-19 es agresivo con los niños. 

Ricardo Acosta, pediatra neonatólogo del Hospital Ángeles de Torreón, explicó que, a diferencia de lo que está circulando, las personas más vulnerables son los adultos mayores.

“Está es una epidemia que es injusta porque la mayor cantidad de casos, la mayor cantidad de enfermos, la mayor cantidad de complicaciones y de mortalidad, se está dando en la población anciana o de la tercera edad, arriba de los 60 años, pero sobre todo arriba de los 80 años, sobre todo aquellas personas que tienen problemas de salud previo; diabetes, problemas de infartos al corazón, cigarro, obesidad, en fin, todo lo que tiene que ver con los problemas de la tercera edad”.

El especialista explicó que el virus no es agresivo con los niños porque tiende a dañar a las personas que tienen enfermedades previas o cuadros complicados, por lo que llamó a la calma y a manejarse con prudencia, pero también con un aire preventivo.

Te puede interesar: Ibero Torreón se suma a la suspensión de clases presenciales

“En niños, en bebés, la mortalidad es prácticamente nula y se ha dado en uno o dos casos cuando hay algún problema de salud previo, entonces realmente la gran mayoría se concentra en la tercera edad”.

Ricardo Acosta insistió en que a él, como pediatra, le preocupan muchas enfermedades más por encima del coronavirus, ya que éste no se ha comprobado que sea agresivo o letal con los infantes.

“Ahorita tenemos 10 virus más circulando en la comunidad, a mí como pediatra me preocupa más la influenza que el coronavirus, porque la influenza sí le pega a los niños, no ha habido muchos niños muertos, muchos niños internados, pero sí se ponen muy mal; con fiebre muy alta, ataque al estado general, dolor de cabeza”.

A diferencia de la población infantil, el médico hizo un llamado a los padres de familia a ser prudentes y, mientras que dure la contingencia sanitaria, evitar contacto con las personas de la tercera edad para evitar contagios, ya que ellos, en caso de contraer el virus, sí podrían tener consecuencias más severas.

“Yo por día estoy diagnosticando de tres a cinco niños con influenza y coronavirus pues todavía  no he tenido, afortunadamente, que diagnosticar ninguno, de tal manera que yo le diría a la comunidad que tenemos que enfocarnos en lo que tenemos, y el coronavirus si llega, que seguramente va a llegar, habrá que enfocarnos en la población que le está dando muy fuerte que es la tercera edad”.

Finalmente, Ricardo Acosta explicó que, si una persona tiene alguna sospecha de que tiene coronavirus, no puede ir a cualquier hospital a hacerse la prueba porque ésta todavía no está disponible en el mercado, por lo que sólo los laboratorios centrales dependientes del Gobierno del Estado de Coahuila y de la propia Federación pueden hacerse cargo de confirmar o descartar la presencia del COVID-19 en un paciente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí