La proyección de mi sexualidad en la ficción (Parte 1)

0
195

Ya hemos dicho en otros artículos las dimensiones que la sexualidad abarca, que al momento en que hablamos de seres humanos en sus conductas, profundidades, motivaciones e intenciones estamos refiriéndonos a la mismidad del sujeto puesta en propia sexualidad. Es por ello que entonces los iletrados o con poca capacidad de interpretación refieren que Sigmund Freud estaba enfermo de sexo por visualizar sexualidad en todo, y es que la sociedad del siglo pasado seguía sin explorar la extensión por los conflictos represivos y culturales que la simple palabra generaba.

Hoy, en pleno 2017, es imposible no ver la sexualidad hacia donde volteemos pues en cada foco publicitario, producto, medios de comunicación e incluso en nuestro lenguaje hacemos uso de lo que aún sigue siendo foco de represión.

En esta ocasión hablaremos de un foco palpable en la sexualidad de cada uno de nosotros y que como a modo de proyección está vehiculada hacia nuestras aficiones, lo que leemos, lo que vemos y que dan muestra de lo que existe en nuestro interior; es por ello que para este análisis se me ocurrió hacer un comentario básico en mi red social que sería el estímulo de gancho a un mecanismo proyectivo relacionado con la sexualidad, éste fue: “Dime qué serie te gusta y te diré quién eres…” Y bueno, se preguntarán, ¿qué relación puede tener esta frase con la sexualidad? Aunque pareciera muy ambigua, el foco de atención de la frase fue “… TE DIRÉ QUIÉN ERES” lo que llevó a un alta cantidad de usuarios a contestar un nombre; es aquí donde todo adquiere sentido ya que la necesidad de saber quién se es, está amalgamada de estados, vivencias y represiones sexuales que al no ser reconocidas pueden ser proyectadas afuera. Para las personas en general las series se vuelven una forma de verter sus impulsos, algunos reconocidos, otros no, pero que finalmente pueden llevar al acto a partir de la fantasía de la ficción, si esto no fuera posible, no tendríamos una película favorita, un superhéroe favorito, un actor al que seguimos, etc.

¿Qué representa el mundo de fantasía en un espectáculo seriado? Representa las formas de vida que nos atrae, las motivaciones y los impulsos que desencadenan la propia sexualidad y al ser un ejercicio que cuenta una historia se vuelve incluso el refugio perfecto que nos permite equiparar la vida propia con la de él o los personajes en cuestión.

Comencemos esta lista por indagar el mercado mexicano, con una de las series que el común sintoniza, “El señor de los cielos” una serie – telenovela que cuenta la historia de uno de los capos con más poderío en nuestro país. Lo importante de esta teleserie es la necesidad de genitalizar la sexualidad y conservar los viejos estereotipos del macho mexicano y la mujer sumisa vendiéndose a sí mismo ideas de personajes parcializados que en su mayoría son mujeres. ¿Cómo es esto? Mujeres que en apariencia son líderes, altivas, dominantes, tendientes a la “autorrealización”, pero al mismo tiempo pierden todo esto ante la imagen del hombre macho y misógino siendo entonces postradas a la imagen de la sumisión y el eterno conflicto de pensar que sin un hombre su vida no tiene algún sentido. Bajo este postulado pareciera que seguimos hablando de las mismas novelas rosas pero remasterizadas, hechas para cautivar y seguir dando una imagen errónea de la mujer y el hombre en general. ¿Cuál será la proyección de la sexualidad de amas de casa, hombres de clase media y pubertos mexicanos al vehiculizarse a espectáculos de este tipo?

Ahora vayamos a uno de los más grandes espectáculos producidos por Netflix, “House of cards”, que en su momento ya hemos hablado de esta apasionante serie. La idea de la sexualidad planteada en House of cards es objetada desde un punto narciso y egoísta, es congruente con la historia y con el modo de operar de los personajes. Aquí no vemos a la senadora que tiene relaciones genitales con el político para obtener un favor, aquí se percibe perversión, la posibilidad de jugar con el instinto y el raciocinio, así como el juego de poder ofertado a niveles de pareja. Es común que esta serie tenga un gusto en personas con tintes narcisistas, que se dejan llevar por el intelecto y tienden a reprimir sus impulsos sexuales, además de darle una alta importancia a la imagen personal y social que cosifican a las personas para el cumplimiento de sus metas a partir de recursos como la manipulación, el lenguaje discursivo, la planeación aunada al deseo sexual disociado.

Vienen después series como Mentes criminales, Hawai, Bones, etc. Con temática de detectives que vienen a simbolizar la constante búsqueda del placer que al ser encontrado desaparece. Entonces estamos tal vez ante personalidades que les cuesta tomar decisiones, necesitan corroborar todo para entonces formular y actuar. Podríamos estar hablando incluso de personalidades histéricas, ávidas de llamar la atención y con necesidad siempre de estar sobre el otro, atendiendo o agrediéndolo.

Cerrando esta primera parte visualicemos la multipremiada serie “Game of thrones”, donde el poder está en la búsqueda de los placeres inmediatos y es una crítica constante a todo lo que el ser humano, desde el establecimiento de la propia conciencia, ha incluido como represión: aspectos sexuales, religiosos, políticos, científicos, sociales y psicológicos. Parte de la temática de esta serie es la presencia elemental del secreto, de la vaga línea del amor y la tendencia incluso marcada por la sobrevivencia, es entonces que nos habla de una humanidad abierta que no se sorprende al conflicto que implica el ser humano, que hace uso del instinto desde la conveniencia, así como los balances en los que fluctúan las personas: la bondad y la maldad. Es posible entonces que las personas que visualicen esta serie tenderán a ser intelectualoides, con necesidades altas de descubrir y buscar, les emociona aquello que la sociedad condena en su mayoría e incluso puedo objetar que causa placer; ya que son muy evidentes las situaciones donde el incesto, la homosexualidad, las orgías, la prostitución y la pederastia forman parte de las zonas represivas del ser humano.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here