martes, 14 julio 2020

Juan Ceballos

156 PUBLICACIONES 0 COMENTARIOS

¿A poco no…? El apocalipsis de los viejos paradigmas y el génesis de la nueva humanidad

¿A poco no...? El apocalipsis de los viejos paradigmas y el génesis de la nueva humanidad red es poder
Por Juan Ceballos Azpe ¿A poco no, renovarse o morir es la consigna en todo ciclo evolutivo? La pandemia del coronavirus ubica a la humanidad en un parteaguas donde ya nada volverá a ser igual. Revive la teoría de Darwin en la que no sobrevive...

¿A poco no…? País de mediocres

¿A poco no...? País de mediocres red es poder
Por Juan Ceballos Azpe ¿A poco no es cierto que los mexicanos somos proclives a hacer de la tragedia un chiste, a reírnos del drama, a hacer bromas de la muerte y propensos a relucir el humor negro? Somos muy buenos para hacer de cualquier mala noticia un motivo...

¿A poco no…? La irresponsabilidad ciudadana

¿A poco no...? La irresponsabilidad ciudadana red es poder
Por Juan Ceballos Azpe ¿A poco no es cierto que los mexicanos somos buenos para echarle la culpa de todo a los demás y malos para aceptar nuestra responsabilidad? Somos buenos para justificar nuestras faltas y malos para reconocer nuestras fallas. Común el hecho de...

¿A poco no…? Apaga el cel y enciende un libro

¿A poco no...? Apaga el cel y enciende un libro red es poder
Por Juan Ceballos Azpe ¿A poco no te acuerdas de la frase “Apaga la tele y enciende un libro”? Si ya peinas canas o, de plano, no te peinas por falta de cabello, es que ya vivías en la década de los 70 y tal...

¿A poco no…? El futuro que podemos y debemos construir

¿A poco no...? El futuro que podemos y debemos construir red es poder
Por Juan Ceballos Azpe ¿A poco no tiene razón el dramaturgo griego Sófocles cuando dice: Es común cometer errores, pero cuando se ha errado, no es falta de voluntad tratar de corregir el error y no obstinarse en él; la obstinación es el otro nombre de la estupidez. Esto nos...

¿A poco no…? Las ideotas de los idiotas

¿A poco no...? Las ideotas de los idiotas red es poder
Por Juan Ceballos Azpe ¿A poco no sabías que la palabra idiota proviene de la raíz griega ‘idio’, que significa ‘propio’ y se refiere al que no se ocupa de los asuntos públicos, sino sólo de sus intereses privados? El vocablo en latín significa ‘ignorante’; por lo tanto,...

¿A poco no…? La renuncia a ser ciudadanos libres

¿A poco no...? La renuncia a ser ciudadanos libres red es poder
Preocupa -y debería ocupar a la comunidad analítica y crítica nacional- la facilidad con la que millones de mexicanos han renunciado a ser los ciudadanos activos, libres e independientes que el país reclama, que sean capaces de pensar por sí mismos y de rechazar...

¿A poco no…? AMLicia en el país de las mentirillas

¿A poco no...? AMLicia en el país de las mentirillas red es poder
Por Juan Ceballos Azpe ¿A poco no recuerdas el aforismo de Abraham Lincoln: Se puede engañar a muchos poco tiempo; se puede engañar a pocos mucho tiempo; pero no se puede engañar a todos todo el tiempo? A propósito de ello, podríamos decir que en México...

¿A poco no…? Poder con P, no con J

¿A poco no...? Poder con P, no con J red es poder
¿A poco no sería conveniente recordarle a la clase política gobernante la sabiduría de Leonardo Da Vinci? En particular, esta joya: “Ama el poder, pero no el poder egoísta y temporal de los hombres, sino el imperecedero, el poder del espíritu, invencible y fuerte,...

¿A poco no…? Lecciones del coronavirus

Ningún mar en calma hizo experto al marinero, dice el proverbio bíblico y esa es la primera lección que nos deja la pandemia del coronavirus: la oportunidad de aprovechar la adversidad para volvernos más fuertes y decidir entre las dos opciones que nos plantea la pedagoga y experta en educación emocional Eva Bach: “Ante una situación extrema, podemos venirnos abajo, desesperarnos y entrar en conflicto o aprovecharlo para replantearnos aspectos de nuestra vida, crecer emocionalmente y tejer vínculos más sanos entre nosotros y nuestra familia”. La decisión está en cada uno, si cambiamos la oscura y dramática visión del infortunio por el brillante y alentador aprendizaje a ser más y mejores humanos y el aprovechamiento de las enseñanzas de vida que nos deja la tragedia. Otra lección importante es la de la solidaridad y la empatía con quienes viven una situación más crítica que la nuestra, cuando la preocupación mayor es tener que quedarnos en casa y aburrirnos por no saber qué hacer con tanto tiempo libre. Tomemos en cuenta que hay gente que vive en condiciones desesperantes y solidaricémonos con ellos en la medida de nuestras posibilidades. Por otra parte, el forzoso “Quédate en casa” nos da la oportunidad de revalorar la verdadera cercanía física, sobre todo en estos tiempos en que las relaciones virtuales tienen un papel preponderante en la sociedad. Y si el coronavirus impide los abrazos, los besos y los apretones de manos en aras de la sana distancia, al término de la contingencia sanitaria apreciaremos más el contacto físico sobre el virtual. Eva Bach recomienda la reciprocidad, el sentido de pertenencia, de ser parte de algo grande que nos cuida y que también nosotros debemos cuidar. “La responsabilidad compartida, la sensación de que el destino depende no sólo del propio sino también del destino de todos los que nos rodean. Porque con el cosmos y sus leyes estamos muy endeudados. El virus nos lo está explicando a un alto precio“. Ojalá que, para hacer realidad la sentencia de “no hay mal que por bien no venga”, sepamos aprender y aplicar en la práctica las lecciones del coronavirus. ¿A poco no...? red es poder
Ningún mar en calma hizo experto al marinero, dice el proverbio bíblico y esa es la primera lección que nos deja la pandemia del coronavirus: la oportunidad de aprovechar la adversidad para volvernos más fuertes y decidir entre las dos opciones que nos plantea la pedagoga y...