Portada Reportaje
Image default
Red es Cultura

Anhelarte y un pedazo del arte lagunero

31 de Marzo 2018, Lerdo, Durango.

Si hablamos de exposiciones, no puedo olvidarme nunca de la casa de Ciudad de México que pretendía una exposición artística. Me invitaron de la nada, por eso no recuerdo detalles del evento; pero sí mi conclusión y la de Yann Gerstberger, mi amigo artista plástico y francés que iba conmigo.

No puedo olvidar el rostro de Yann cuando entró al lugar y observó lo que consideraba falacia artística.Y viene de él, no de mí, que yo de arte sé más nada que algo. Rapidísimo, antes de llegar a Anhelarte. Era una casona amplia, antigua, polvorienta, casi destruida, imagínense el escenario muy lóbrego; en las habitaciones eran las expos. Al dar la vuelta, se encontraba uno buenos cuadros, buenas obras de arte, pero el centro de la atención era la expresión contemporánea, o sea, arte conceptual, o sea, interpreta lo que se te hinche. Yo interpreté que su conceptualidad era una mierda cuando me encontré, en un cuarto, un huevo iluminado por un foco. No, no en pintura, un huevo de verdad iluminado por un foco de verdad y ya, en un cuarto fantasmagórico; una «obra» tan vacía como la clase que esos «artistas» aparentan.

Fue la típica decepción que me hizo pensar en qué demonios estaba pasando con el arte. Por supuesto que mi imbecilidad respecto al tema me tuvo que llevar a preguntar qué significaba un chingado huevo en el piso. «Es que se trata de intervenir en lo cotidiano». Seas mamón.

Si de verdad eso es arte a futuro, a Anhelarte todavía le cuelgan años de avance, entonces. Pero, si me preguntan a mí, prefiero la tradicionalidad a la que se han adherido los artistas de Anhelarte. Dibujo, escultura, fotografía, pintura, música. Si eso no es lo que debemos adherirnos para admirar las creaciones de los artistas, entonces prefiero no saber más del tema.

Pienso que ayer en el Salón Las Haciendas, en Lerdo, Sergio Castrillón, creador del proyecto, rescató una sencillez necesaria para las exposiciones. Y me encanta, porque así es como puede un ojo común apreciar las artes. Por medio de representaciones sencillas de la realidad, sustentadas en la complejidad del pincel, o de la arcilla o de lo que sea que instrumente la obra. Odiaría que de pronto quisiera el proyecto pretender una finura chilanga e invitara a sus artistas a crear arte contemporáneo: interpretativo = absurdo.

Respecto a la creación del arte, a la evaluación de las obras, tengo apenas una opinión asquel, chiquita, por lo que no sé al respecto y lo que todavía quisiera hacerme más adecuado para declarar. Aún así, creo atinarle al punto cuando digo que los artistas, en promedio, tienen más qué madurar; lo digo porque lo pienso cuando observo las obras y lo digo también por lógica: estamos en una región donde el arte está babeando todavía y apenas si gatea. Que Sergio y su banda de artistas y organizadores estén haciendo esto es todavía ciencia nuclear para los neandertales que vivimos en las ciudades laguneras. Vemos una pintura y no apreciamos las dificultades que conlleva, no observamos la técnica, el trazo, los colores, el material, la intención, el mensaje, la personalidad de quien lo creó.

La inmadurez de los artistas refleja la inmadurez de la gente. Ni hablar de la que no asiste; digo de quienes asistimos, noté que existe una observación de la obra, pero no examinación, análisis. Y al no ser examinada, es incorregible, y por tanto el artista no mejora. Pienso que sin la crítica de un público conocedor, el artista no podrá madurar.

Mi artista que decidí como mi favorito es este de abajo. Espero me perdone Anhelarte por clavarme la foto. Lo declaré como mi favorito porque creo que éste revive el estilo clásico del arte y le da un toque millenial. Me gusta porque este sí me parecería un buen avance, creo que con él podemos vislumbrar hacia donde el arte debería de ir; lejos de huevos en cuartos lúgubres.

La fortuna con la que me encontré ayer es asimilar a dónde va el proyecto de Anhelarte. Va a construir algo gigante. Irónicamente será la master piece de su director, una creación grandiosa: la educación del lagunero respecto al arte. Y si es así, si Sergio y su equipo consiguen un día que en las pláticas de los camiones o en lo encontrones en el super, la gente se pregunte por costumbre qué piensan de tal pieza de arte o de tal artista lagunero así como se preguntan quién jugó el domingo o qué promociones de cervezas hay en el Oxxo; si lo consiguen, tendrá que reconocerse que Anhelarte viajó a la luna antes que nadie por ser de los primeros proyectos revolucionarios que se abanderaron «viva el arte» y «muera la ignorancia» y tendrá que reconocérselos también, a todos los iniciadores, como los primeros en formar eventos así, en pro del progreso.

Para más información respecto al evento o los artistas que participaron: busque Anhelarte en Facebook. O, más fácil, dé click acá.

Artículos Relacionados

¿Es cierto que hijos de Marina Vitela crearon empresa para ser proveedores?

Editorial

Por gripe aviar en Coahuila y Durango, sacrifican a casi 2 millones de aves

Editorial

Buscar el poder por el poder mismo

Editorial
Cargando....