Image default
Portada » Cazadores de libros en La Laguna
Red es Cultura

Cazadores de libros en La Laguna

Las últimas noticias han plagado el rumor público de indignación y malestar. La deuda, la ineficiencia, la corrupción, la violencia, la ineptitud, el cinismo, las inundaciones, la avenida del río, la desalentadora infraestructura, la pobreza, las mentiras, todo, absolutamente todo ha generado una avalancha que arrasa y oprime a una región ultrajada y sobajada por un puñado de individuos que abusan de su poder y presumen un estilo ineficaz de gobierno.

Enclaustrado en el marasmo de malas nuevas, en redes sociales brotó un movimiento que está adquiriendo popularidad. Los libros, según Borges, son la extensión del cuerpo, tienen la función del brazo o de la pierna y son imprescindibles para fomentar el crecimiento espiritual e intelectual de una persona.

Hace unos meses una moda azotó al mundo. Pokemon Go llegó a los celulares de millones de personas y éstas, motivadas por la cacería de pokemones, salían a la calle para visitar distintos medios ambientes y ecosistemas y así completar la colección. El juego superó a la ficción y de pronto, por unos días, la vida se representó en un invento virtual que desviaba y desenfocaba a millones de usuarios.

Aveline Gregoire, maestra belga, decidió emprender un movimiento similar pero en lugar de cazar algo intangible como un Pokemon, prefirió hacerlo con libros. La iniciativa tuvo tanto eco que ha llegado a nuestra región gracias al empuje de Silvia Martínez, quien encabeza esta propuesta.

El movimiento se puede encontrar en Facebook como “Cazadores de libros CL”. Ya estando dentro, sólo es necesario ir a un lugar público, envolver el libro en plástico transparente, esconderlo, tomarle foto y subirla al grupo y esperar a que alguien más llegue por él y comparta la experiencia y así promover la lectura y los paseos en la calle.

En Redes de Poder nos hemos enfocado en señalar y criticar a quienes hacen mal su trabajo. Poco a poco hemos tratado de ser la voz de miles de ciudadanos que sufren los estragos de vivir en una ciudad y en una región descuidada y olvidada por culpa de la sed de ambición y codicia de nuestros gobernantes. Hoy, por el contrario, aplaudimos la iniciativa que está propagándose por toda la región y más allá de sus fronteras.

Los libros son para leer y compartir. El conocimiento, la cultura y las buenas historias no deben quedarse resguardadas en la memoria; es necesario expresarlas, contarlas y volverlas a experimentar a través de la lectura y la convivencia.

En una de esas, algún buen día, en un parque o en una banca o en un monumento algún lagunero se podrá encontrar una reliquia o un valioso texto de García Márquez o de Faulkner o de Saramago o de Hemingway o de Baudelaire o de cualquier autor que  haya tenido la valentía de plasmar sus ideas, sus sueños y sus frustraciones en un libro para que perduren a través del tiempo.

Enhorabuena, Silvia Martínez, por tomar la iniciativa y apasionarte en este movimiento. Enhorabuena para todos aquellos que han sido partícipes de esta cacería y enhorabuena para una región que necesita de más movimientos ciudadanos que promuevan la educación y la solidaridad entre todos sin ninguna distinción.

 

Cargando....