Image default
Portada » Domingo Palomero: Howl
Domingo Palomero

Domingo Palomero: Howl

“Vi las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, hambrientas histéricas, desnudas, arrastrándose por las calles de los negros al amanecer en busca de un colérico pinchazo…”

Allen Ginsberg

Recuerdo algunas películas de James Franco y todas, sin excepción, son  una prueba clara de que se puede tener éxito siendo mal actor.

En 2010 su película 127 horas fue muy reconocida por la historia, por el formato y vagamente por su trabajo actoral. Su carrera se ha cimentado gracias a la irreverencia, a sus escándalos y a sus participaciones en programas de culto como Freaks and Geeks o más recientemente siendo objeto de un Roast por el canal Comedy Central.

¿A qué viene la semblanza de un actor mediocre y antipático? A que en este Domingo Palomero de Red es Poder me atreveré a recomendar una película que me conquistó por su antecedente histórico, por su construcción de documental con una línea narrativa y por el mensaje que ésta brindó a su audiencia.

Howl es una película documental en la que se cuenta la historia del famoso poema escrito por Allen Ginsberg, uno de los poetas más influyentes del siglo XX en Estados Unidos. Franco, con cierta astucia, y a pesar de sus carencias histriónicas, logra sentirse como Ginsberg, expresarse como Ginsberg y verse como Ginsberg; sus versos, sus opiniones, su oratoria, su homosexualismo y sus ideales a mi gusto fueron bien representados por el actor estadounidense.

Cuando se publicó “Howl and other poems”, el editor se metió en un problema legal tras haber sido objeto de una dura y férrea crítica por parte del sector moralino de la unión americana. El poema ancho, obtuso, largo y penetrante, aborda temas como el racismo, la religión,  las drogas, el homosexualismo, el jazz, la literatura, la segregación y una torre de conflictos y vivencias existenciales que el autor vivía y sentía en aquellos tiempos.

Así, la película transcurre entre el testimonio de  Allen Ginsberg (James Franco), el juicio por obscenidad en contra de su editor y la declamación del mismo poema en un bar atestado de nubes densas de tabaco quemado e inquietud intelectual.

Sin duda resulta mucho más valioso tomarse un tiempo y leer el poema con cautela y sigilo, cada una de sus líneas lanza un mensaje quisquilloso y certero. La prosa ágil, casi relampagueante, te va llevando y te traslada a una época en donde el desprecio por todo lo que era diferente constituía la mentalidad de toda una sociedad. Leer aullido es ver y sentir una vida alrededor de jeringas, orgías, música, literatura, amor, desprecio, racismo y religión.

Franco, sin duda, hizo uno de sus mejores trabajos con esta película a pesar de que no es muy recordada y no tuvo el éxito de otras producciones.

Con toda seguridad puedo afirmar que su domingo podrá mejorar después de dedicarle un par de horas a esta película. Además, con toda justicia supera al otro intento que últimamente se produjo que llevó por nombre “Kill your darlings” y que como Allen Ginsberg apareció Daniel Radcliffe, un actor que cada vez que sale en la pantalla me recuerda que la vida puede ser peor.

Howl la pueden encontrar en Netflix o en cualquier página pirata que se encuentre en la red.

Artículos Relacionados

Baja percepción de inseguridad en La Laguna

Editorial

En Torreón la policía y vialidad no te cuidan

Editorial

En cuatro años, servicios personales en Torreón se disparan 110%

Editorial
Cargando....