Hablemos de Dunkirk. La nueva película del director británico Christopher Nolan; un director que nos ha traído grandes películas como: “El Origen” (2010), la tan aclamada trilogía de “El Caballero de la Noche” (2008 – 2012), “Interestelar” (2014), “El Gran Truco” (2006) la cual considero mi  favorita, entre otras.

Christopher Nolan es un director que se destaca por traernos siempre cine de calidad y llenar a reventar la taquilla de todos los cines en los que se proyecta alguna de sus películas.

Después de 3 años de larga espera, por fin se estrenó “Dunkirk” y tras esperar una semana más, por fin se estrenó el filme en México. Una película basada en la “Operación Dinamo”, que fue un acontecimiento militar realizado por Reino Unido, el cual consistió en evacuar a 300,000 soldados de la zona de “Dunquerke” (Francia), la cual había sido invadida por la Alemania nazi a finales de Mayo de 1940.

Hablemos con la verdad de una vez por todas. Si estás esperando ver una película de guerra con grandes explosiones, secuencias de acción con 3,000 extras y sanguinarias batallas entre alemanes e ingleses, entonces lamento decirte que saldrás muy decepcionado del cine. La película está mal catalogada como una película de guerra, y el mismo Christopher Nolan lo dijo hace meses: “Mi película no es una película de guerra”, y sin embargo los cines y la publicidad te lo venden como la gran película de guerra del año. No. Dunkirk no es una película de guerra, yo la catalogaría como una película humanista, una película de supervivencia humana, en la que al final la humanidad fue la que triunfó.

Al salir del cine quedé un poco decepcionado. No porque la película haya sido mala, de hecho es muy buena, pero al ser Christopher Nolan, toda la película estás esperando ese giro inesperado, ese twist Sci-fi que define el género que realiza este director, pero no fue así. Esto se generó por la emoción de la crítica previa al estreno y la publicidad que se le dio al filme, pero como dije anteriormente, está lejos de ser una mala película, la falta de este twist se compensa con la innovación de la misma película, ya que explora un terreno nuevo para los cineastas, un mundo que apenas estamos empezando a conocer, el cual también directores como Alejandro G. Iñárritu (“El Renacido”, “Birdman”, “Amores Perros”) y Steven Spielberg (“Encuentros Cercanos del Tercer Tipo”, “Parque Jurásico”, “Tiburón”, “Indiana Jones”) han empezado a experimentar con él. El género de la realidad virtual.

Dunkirk es como estar en un videojuego, es como estar en un mundo de realidad virtual pero sin los lentes, y esto se alcanza gracias a los esfuerzos y colaboraciones de Hans Zimmer (compositor de la banda sonora) y Hoyte Van Hoytema (Director de Fotografía). Desde el minuto 1 te envuelve tanto en la historia que sientes como si fueras parte de la acción, como si te encontraras en una aventura junto a los personajes tratando de salir de ahí. Es algo que jamás había experimentado en una sala de cine, en las escenas aéreas, estás junto a Tom Hardy buscando y cazando aviones enemigos, temiendo que por el lado de la pantalla que no puedes ver, llegue alguien y tire el avión del personaje. En las escenas de mar, llega un momento en el que te marea estar viendo, se siente como si estuvieras dentro del barco y llevaras horas navegando, sin saber qué es lo que sucederá cuando llegues a la zona de guerra. Y por tierra, la desesperación es inminente, al no saber cómo salir de Francia y llegar a casa. Es sin duda una experiencia única, que esperemos que aprendan otros directores y lo repliquen en futuras películas.

La realidad virtual está siendo altamente vinculada con el cine, y explorada por los cineastas poco a poco. Iñárritu y Lubezki, presentaron este año en Cannes su cortometraje en realidad virtual titulado “Carne y Arena” (2017) el cual fue muy aclamado por la crítica y muy bien recibido en el festival. El cortometraje relata la historia de un migrante que quiere cruzar a Estados Unidos; su proyecto consistió en meter a una cámara llena de arena al espectador, ponerle una mochila y lentes de realidad virtual, y darle la libertad de vivir más de cerca lo que se vive en la frontera sur de México. Por otro lado, Steven Spielberg está por estrenar su filme, “Ready Player One” (2018), que está situado en el año de 2045, en un mundo en depresión en el que la gente prefiere vivir en el “Oasis” el cual les da la oportunidad de escapar de su cruel realidad. El Oasis es un mundo por computadora en el que todo es posible, y juegas en un gigantesco MMORPG basado en la cultura de los 80s. El filme está basado en la novela del mismo nombre escrita por Ernest Cline, y explora los límites de la realidad virtual, así como las consecuencias de este mismo.

Retomando un poco la película de la cual se supone que estamos hablando… Dunkirk es muy buena, en lo personal salí de la sala con sentimientos encontrados debido a que esperaba que terminara como cuando fui al cine a ver “Interestelar” (2014, Christopher Nolan), que al terminar la película aún seguía procesando todo lo que había visto, con una mirada perdida en las letras de los créditos y quedándome hasta 10 minutos después de que terminaran éstos, viendo una pantalla en blanco y saliendo de la sala porque ya iba a empezar la siguiente función. Al salir de esa sala de cine había vivido el viaje de mi vida, Christopher Nolan nos había llevado a otra dimensión y de regreso en tan solo dos horas y media. Esperaba eso, un gran twist que volara mi mente y me hiciera reflexionar y repasar cada imagen que vi, pero no fue así, y está bien. Es una película distinta al género que suele hacer este director y logra abordarlo de una manera magnífica jugando con los tiempos de la historia al igual que lo hizo en “Memento” (2000).

La película cuenta con las actuaciones de Tom Hardy y Cillian Murphy, quienes ya habían trabajado anteriormente con este director (“El Origen”, la trilogía de “El Caballero de la Noche”), nuevos talentos como lo son Fionn Withehead, Aneurin Bernard y Harry Styles. Éste último tuvo una crítica muy dividida en un principio ya que no se creía que el cantautor británico pudiera desempeñar una buena actuación en la película; la crítica se dividió en el momento en el que Christopher Nolan en una entrevista comparó la audición de Harry Styles con la audición de Heath Ledger, diciendo que era “Extremadamente talentoso” y era el actor perfecto para el papel. Lamentablemente el personaje que interpreta el ex integrante de One Direction no requiere de mucho trabajo actoral y no sale a relucir sus dotes como actor, sin embargo su papel no decepciona, y lo interpreta muy bien. Esperemos que esto sirva para poder ver a Harry Styles en la siguiente película de Christopher Nolan pero ahora interpretando un papel más demandante como lo fue en su momento “El Guasón” para Heath Ledger.

Los puntos más acertados de la película son como ya lo mencionamos, la fotografía y el bellísimo score que compuso Hans Zimmer para el filme, teniendo siempre detrás un tic tac sonando hasta que pisan tierras británicas. Es un score que pasará a la historia y será escuchado y replicado miles de veces hasta el fin de los tiempos.

A pesar de que nunca vemos más de 6 aviones en el aire, los “Dogfight’s” o peleas aéreas fueron mi parte favorita, ya que… dato curioso: no se usó ningún tipo de CGI (efectos por computadora) en estas peleas, los aviones son reales y se volaban mientras repetían la coreografía una y otra vez hasta filmar todas las tomas necesarias para contar la historia. De hecho es casi nulo el uso de efectos por computadora en esta película, lo cual la hace un poco más impresionante, ya que hoy en día es raro que los directores opten por la vieja escuela, la mayoría hace todo con pantalla verde y horas y horas de postproducción. Sí, hablo de ti, Zack Snyder.

En conclusión es toda una experiencia ir a ver Dunkirk, me habría encantado que durara un más tiempo porque una vez más, el director nos tiene acostumbrados a largas películas de casi tres horas de duración, y Dunkrik en este caso tiene una duración de tan solo 1 hora y 46 minutos, lo que quiere decir que apenas te estás acomodando en tu asiento cuando de repente: “DUNKIRK”,  se acabó la película y te deja con ganas de más. Además me habría gustado mucho poder ver la película en IMAX ya que dicen que se disfruta mucho más y la experiencia es aún más envolvente de esta forma. Lástima que Torreón no tenga salas de cine preparadas para este tipo de tecnologías, esperemos que en un futuro haya salas en la ciudad que nos puedan ofrecer este tipo de experiencias que ayudan al espectador a disfrutar la película como se debe.

El mundo está cambiando, y el cine debe evolucionar. Este es un buen paso para nuevas experiencias visuales, y un buen recordatorio de porqué el cine es el séptimo arte.

 

 

TRAILER DE LA PELÍCULA:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí