Portada Reportaje
Image default

Los gemidos del hombre y los aullidos casi humanos de la perra hicieron descender a ras de tierra a la garrapata.

La mueca diabólica del zoofílico hizo temblar de asco a la repugnante garrapata.

En franca huída montó en una rata húmeda y se sintió confortada cuando el roedor penetró a los calabozos del virreinato, en donde un hombre de penetrante mirada arrojaba migas de su hambre a otros roedores.

La rata se acercó mansa al hombre espigado y calvo que desmenuzaba trozos de tiempo a mansalva.

Las ratas lamían complacientes las migas de pan ensangrentadas por las manos sin yemas del hombre que ni así perdió su identidad.

Excomulgado, atormentado, maldito en todas sus formas, dimensiones, densidades y poros de su cuerpo, así agonizaba el hombre.

Con lágrimas de sangre escribió versos portentosos a sus verdugos, agradeció el tormento y la mezquina generosidad de sus captores.

Ya sin Dios se entregó a morir y se echó a los brazos de un puñado de soldados que cumplían con su cotidiano deber de hacer historia.

La rata abandonó el festín para seguir el enigmático sujeto, que caminaba más erguido que sus custodios, empuñando la vida como arma suprema y blandiendo el orgullo con filo devastador.

La rata y la garrapata contemplaron atentas la escena: entre la muchedumbre al déspota y al clérigo de fe idiota, y en la mirada azul de la víctima toda la compasión.

Nadie se atrevió a vendarle los ojos de zorro y el pelotón atendió con humildad la voz de mando del patriota que se abría el pecho para abrazar el fuego de los fusiles cobardes.

Tres descargas no bastaron para matar tanto orgullo y hubo que decapitarlo para apagar el fulgor de esa mirada escrutadora.

La rata huyó del olor a pólvora en dirección inversa a los calabozos y la garrapata a una perra como quien carga una carretilla de oro.

La garrapata sintió asco otra vez, pero siguió su destino como el hombre ejecutado, trepando al lomo de la perra atormentada.

 

Artículos Relacionados

Mamá de Sugey Parra, desaparecida en Sinaloa, sufre accidente carretero

Editorial

¿Cómo reparar el daño de Édgar Rodríguez? Esto dice la ley

Editorial

Édgar Rodríguez murió casi de manera inmediata: Fiscalía estatal

Editorial
Cargando....