Image default
Portada » Pastor en Tanzania pisa a su congregación porque es tan divino que «el no puede tocar el suelo»
Red es Cultura

Pastor en Tanzania pisa a su congregación porque es tan divino que «el no puede tocar el suelo»

Mientras en México las instituciones importantes pasan por encima de las leyes y aplastan la decencia de su pueblo, en Tanzania,  África, el pueblo es literalmente pisoteado por sus líderes.

La religión con cada año se gana la fortuna de llegar a las noticias internacionales. Esta vez es un pastor en Tanzania, que predica el cristianismo africano y que se cree hecho de divinidad y hecho de éter y sudor de dioses. El hombre de Dios se da el lujo de andar sobre sus congregantes, ya sea caminando sobre ellos durante toda la misa o haciéndoles que lo carguen aunque parezca un hombre de huesos pesados.

Las fotos se denunciaron en Facebook y muchos anitirreligiosos de todo el mundo se dieron a la tarea de desprestigiar las creencias de los africanos que están tan enviciados en sus creyeres que hasta se dejan que caminen sobre ellos y que les pisoteen toda la ropa para poder ser bendecidos por el Señor que habla a través del pastor, éste quien da vida y  quien conoce al creador eterno del universo.

Muy tristemente, ésta no es la primera aparición de un abusón cristiano religioso. También en África hay un pastor al que le llaman «Snake Pastor» y que se llama Penuel Mnguni, éste convence a su congregación de que comer
serpientes es lo único que puede terminar la eterna búsqueda de la salvación. Luego él los convence, también, de que si las mujeres se desnudan en plena ceremonia será más fácil llegar a la redención. Y después de que si un carro les pasa encima es más fácil llegar al cielo. Bueno, en realidad esa última puede tener un poco de razón.

Y otro: Lesego Daniel, quien convencía a sus seguidores de consumir petróleo crudo para poder quitarse a Satán que está adentro de ellos. Persuadidos los creyentes de que sus pastores no les mentirían o Dios los castigaría para toda la vida, accedían al reto y se acomodaban de rodillas para recibir el dulce sabor del petróleo, con tal de salvar sus almas y de rescatarse un lugarsito en una de las nubes que hay en el cielo.

Sak Noel tenía razón, la gente está muy loca; y está más loca si les das una creencia ciega en algo y simplemente les lavas al cerebro hasta que, hipnotizados, hacen lo que sea que se les ocurra a sus hipnotizadores. En África éstos susodichos pastores que se autonombran profetas del señor, abusan de las mentes maleables del ser humano y las explotan para divertirse una hora todos los domingos y para ganar un montonal de dinero y para tener incluso poder social en su comunidad.

Cargando....