Image default
Portada » ¿A poco no…? El negocio privado de las concesiones públicas
Columnas Destacadas Opiniones

¿A poco no…? El negocio privado de las concesiones públicas

¿A poco no es cierto que, al menos en Torreón, las concesiones han dejado beneficios al por mayor a particulares, en perjuicio de las finanzas públicas? El ejemplo más representativo lo vemos en el servicio de limpieza con PASA (Promotora Ambiental), cuyo contrato, a todas luces desventajoso para el Municipio, data de 1994 y fue ratificado 15 años después.

También la concesión del servicio de alumbrado público otorgada en la administración del entonces alcalde Miguel Riquelme Solís fue severamente cuestionada por diversos organismos cívicos y empresariales. Y ahora surge una nueva propuesta: concesionar la recolección de escombro y material orgánico que incluye desechos vegetales.

Esta medida supone un importante ahorro al quitarle 10% de basura vegetal a PASA, acabar con los tiraderos de escombro en lotes baldíos que proliferan por la ciudad y evitar los carromateros, lo que implicaría un pago extra por metro cúbico de escombro y tonelada de desechos vegetales, lo que generó reacciones de los regidores de la fracción del PRI José Antonio Gutiérrez Jardón e Isis Cepeda Villarreal.

Los ediles advirtieron que no debe acelerarse la decisión o podría caerse en una situación de riesgo con impacto extraordinario a la comunidad a causa de contratos leoninos como el que ya existe en materia de limpieza, donde resulta que el municipio acaba convirtiéndose en rehén en las acciones al no poder exigir mejoras en el servicio.

Y tienen razón, pero habría que recordarles que fueron dos administraciones del PRI, -de Mariano López Mercado y de Eduardo Olmos Castro- las que negociaron el contrato original y su ratificación. Los escombros de materiales de construcción, las ramas, troncos y todo lo orgánico pueden ser aprovechables reciclándolos en la producción de blocks y de composta y generan utilidad económica. Pero para que rinda beneficios al erario, se deben suplir los contratos leoninos por una sana relación ganar-ganar, y no que resulten solo unos cuantos ‘ganones’ en perjuicio de las mayorías que suelen perder en el negocio privado de las concesiones públicas. ¿A poco no…?

Artículos Relacionados

Aspirantes se disputan Torreón a través de las redes sociales

Editorial

Colonos bloquean salida de Torreón por daños del Metrobús Laguna

Editorial

Las heridas que no sanan: Colegio Cervantes y un tufo a impunidad

Editorial
Cargando....