Portada Reportaje
Image default

Por Juan Ceballos Azpe

¿A poco no es cierto que los signos de los tiempos actuales están marcados por una sensible pérdida de los valores humanos y espirituales? Su consecuencia inmediata, se refleja en el alto índice de asesinatos, secuestros, asaltos, robos, violaciones y todo tipo de crímenes violentos, que apenas dos décadas atrás serían inconcebibles para la comunidad lagunera y que, a fuerza de repetirse, han hecho que poco a poco se vaya perdiendo la capacidad de asombro de la ciudadanía, lo cual es muy grave. Porque cuando se pierde la capacidad de asombro, se empieza a dar un proceso en el que se ve como normal o natural el alto grado de criminalidad y violencia, lo que va mermando la capacidad de respuesta de la sociedad civil, al considerar innecesaria cualquier acción o medida para erradicarlo o, cuando menos, frenarlo.

Si bien las autoridades gubernamentales son las responsables de la prevención de los delitos y de la procuración e impartición de justicia, cabría preguntarnos: ¿Cuál es el grado de responsabilidad que nos concierne como sociedad civil, por nuestra apatía, negligencia y conformismo ante los embates de esta denominada cultura de la violencia? ¿De qué forma hemos exigido a los funcionarios encargados de la seguridad pública y de los sistemas de justicia una mayor eficiencia y capacidad, para dar mejores resultados en el desempeño de sus funciones? ¿Qué hemos hecho para inculcar y promover los valores humanos, éticos, morales y espirituales en la familia y en la escuela para normar el buen desarrollo de niños y jóvenes, pero sobre todo, cuántas veces se los hemos predicado con el ejemplo?

Te puede interesar: ¿A poco no…? La maldición de la desigualdad social

¿Por qué hemos permanecido en una pasividad casi total, permitiendo que un intruso sembrador de la violencia, como la televisión, la internet y los videojuegos, mediante algunos de sus contenidos, penetre en nuestros hogares, contaminando la mente y el espíritu de nuestros hijos? Queden estas interrogantes a manera de reflexión para encontrar las posibilidades de respuesta que nos lleven a realizar acciones concretas en la construcción de una sociedad en la que no prive la cultura de la violencia. ¿A poco no…?

Artículos Relacionados

Guerra de intervención, de Alfredo Loera y sus teorías conspiracionistas

Editorial

Armas en Coahuila; crecen registros desde 2019

Editorial

FGE recibe 41 denuncias de mujeres en 24 horas

Editorial
Cargando....