¿A poco no el decir y contradecir o hechos que se contraponen a los dichos han sido, hasta hoy, un sello característico del gobierno de la 4T o cuarta transformación? He aquí algunos ejemplos. El dicho: la protección al medio ambiente será una de las prioridades. El hecho: los ahorros en la Conafor, Comisión Nacional Forestal, redujeron las brigadas anti incendios, lo que ha retrasado el combate a las conflagraciones que se han multiplicado en 15 estados del país, siendo la más reciente, la de la reserva de la biósfera de Sian Ka’an, en Quintana Roo, que ya consumió más de 5 mil hectáreas.

El dicho: combatiremos la pobreza en todo el territorio nacional. El hecho: Coneval informó que en el primer semestre del año la pobreza extrema aumentó 5.4% en zonas urbanas y 5.6% en zonas rurales, en comparación con el mismo lapso de 2018. El dicho: vamos a generar más y mejores fuentes de empleo y a combatir la informalidad. El hecho: la Encuesta Nacional sobre Ocupación y Empleo, del INEGI reveló que en el primer semestre aumentaron el desempleo, la mala calidad de los trabajos, y la informalidad.

Lectura recomendada: ¿A poco no…? Dejar de hacerse gansos.

Además, 10.3 millones de trabajadores están en condiciones críticas de empleo, la cifra más alta desde que se tiene registro. Hay 27.8 millones de empleados que ganan 1 o 2 salarios mínimos: 16.3% más que en el mismo periodo de 2018. Y los que ganan más de cinco salarios mínimos bajaron 30.2%. La tasa de desocupación alcanzó al 3.46% de la Población Económicamente Activa, la peor cifra en los últimos dos años. Y la tasa de crecimiento del empleo formal observada en junio es la más baja desde marzo de 2010, según el reporte mensual del IMSS, en tanto que la informalidad laboral alcanza a 30.8 millones de personas, 2.7% por ciento mayor al primer semestre del año pasado.

En cuanto a la Inversión Extranjera Directa, en el primer semestre tuvo una caída de casi 20%. Los defensores del gobierno pueden argumentar que es imposible revertir las cifras negativas en tan pocos meses. Y tienen razón, pero lo menos que se podría esperar es que estuviéramos igual que al término de la gestión de EPN; sin embargo, estamos peor, por lo que urge dejar de tapar el sol de la realidad con el dedo de la declaración oficial y dejar de recurrir a las verdades a medias y las mentiras completas, para enarbolar la bandera de la objetividad y emprender las acciones efectivas que acaben con las contradicciones de la 4T. ¿A poco no…?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí