Image default
Portada » ¿A poco no…? Tiempo de transformar la realidad
Columnas Destacadas Opiniones

¿A poco no…? Tiempo de transformar la realidad

¿A poco no…? | Juan Ceballos Azpe | @licjuanceballos

¿A poco no es cierto lo que Karl Marx dijo?: “Lo que han hecho los filósofos es interpretar la Historia, pero lo que hace falta, es transformarla”. A lo largo de nuestra historia, en México han existido analistas que supieron interpretar fielmente la realidad económica, política y social del país en sus etapas evolutivas como sociedad, pero nada se ha hecho para darle a estas etapas una continuidad ascendente, con cambios que denoten los avances progresivos de una época a otra, como ha sucedido en la mayoría de las naciones del primer mundo.

En otras palabras, como lo advirtió el escritor Gabriel Zaíd, casi todos los problemas de México, han tenido mejores analistas que soluciones. El trabajo de equipo y el establecimiento de consensos, han sido relegados casi siempre por el autoritarismo de un individuo: del gran tlatoani azteca al virrey de la colonia, del dictador del siglo 19 al caudillo revolucionario y de éste, al omnímodo poder presidencial.

Por desgracia, la 4T no abre la posibilidad de construir un nuevo régimen en el que prevalezcan el sentido común, la razón y la confianza en que sí es posible el consenso, el diálogo y el acuerdo en función de los intereses legítimos de la sociedad, por encima de los privilegios particulares o de reducidos grupos de poder, porque para lograrlo, se requiere de unidad de objetivos, aún en la diversidad de criterios o posturas ideológicas.

Pero esto, a dos años y ocho meses de gobierno, se ve más lejano, ante la creciente polarización alimentada cada mañana desde el púlpito presidencial. Cierto: sobran quienes interpreten la realidad, pero faltan quienes la transformen. Del análisis y la reflexión de nuestra realidad política, económica y social se adquiere la capacidad de proponer soluciones a los múltiples problemas que enfrentamos como sociedad, que es el primer paso para poder transformarla.

Y si los gobiernos –incluido el actual- han demostrado su incapacidad para lograrlo, depende de la participación comprometida de la ciudadanía informada, analítica y crítica propiciar el amanecer de una nueva etapa de nuestra historia, en la que queden atrás el culto al individuo y la prevalencia de las decisiones unilaterales y autoritarias, para dar paso al trabajo de equipo y las soluciones en conjunto, dejando atrás la confrontación y el divisionismo.

Te puede interesar: ¿A poco no…? Plantar pulmones: labor de todos

Debemos ser conscientes de la gran pluralidad de grupos con tendencias ideológicas distintas que no han sabido establecer consensos para lograr la unidad nacional, así como de las enormes diferencias étnicas, económicas, políticas y sociales que existen en nuestro país, por lo que se requiere, hoy más que nunca, en este proceso de madurez cívica, unir nuestras convergencias y dirimir las divergencias, lo que es determinante para sostener el proyecto de nación. Pasado el momento del análisis, principia el tiempo de transformar la realidad. ¿A poco no…? ¡Ánimo!

Artículos Relacionados

¿Trabajos de ensueño en Canadá? Podrías ser víctima de fraude

Editorial

¿A poco no…? Un país de mal en peor

Juan Ceballos

¿A poco no…? El amor a la patria

Juan Ceballos
Cargando....