Portada Reportaje
Image default

Más importante que la respuesta es saber formular la pregunta. ¿Qué tienen en común un par de Dioses griegos ajenos a nuestra conciencia? ¿Qué fascinación produce en el ser la magia de los astros de Apolo y la belleza de Afrodita en el arte?

Visita estelar

Para Gustavo Medina (Ciudad de México, 1986) muchas de estas preguntas tienen su génesis en el subconsciente, vienen del interior, del humanismo. No es casualidad que siempre soñemos con el universo, con lo que está sobre nuestras cabezas, con lo que no podemos tocar, pero, a su vez, él piensa también que sus respuestas a estas interrogantes están en lo que se puede sentir, en la alegría, la meditación.

El secreto de las flores

Como pintor autodidacta ha sido creador de un mundo imaginario que coquetea con el surrealismo, seres cargados de simbolismos, magos y flores que realizan pociones entre niebla a la luz y el cobijo de las constelaciones como en la pieza “El secreto de las Flores del 2012”.

Te puede interesar: Rogelio Hermosillo Rembaud: irracionalidad cósmica.

Al pasar del tiempo y aún con su incipiente carrera, ha sabido depurar muy bien su estilo, incursionando en síntesis a obras de grandes autores, por ejemplo, de Gustav Klimt en la que por sí misma se vuelve una pieza muy bien ejecutada.

Victoria, Retrato de Adele Bloch - Bauer

Otros géneros en los que destaca son el arte pop con interesantes tintes mexicanos, arte sacro y hasta retratos. Varias exposiciones ya figuran en su curriculum, destacando las realizadas en el Estado de Hidalgo, donde radica actualmente. La Ciudad de México y hasta en el “Pavilion of emerging artista” 2013 de Nueva York.

La dolorosa

Artículos Relacionados

Anamorfosis de Abraham Burciaga documenta escasez de agua en mural de Torreón

Gerardo Pineda Arciniega

La crítica de la crítica

Alfredo Loera

«Volver a mirar», artista plástica María Vigné da homenaje a Torreón con acuarela

Editorial
Cargando....